Sawu Bona (Te veo)

Entre las tribus del norte de Natal, Sudáfrica, el saludo más común, equivalente a nuestro “hola”, es la expresión Sawu bona. Significa literalmente “te veo”. Los miembros de la tribu responden diciendo Sikkhoma, “estoy aquí”. El orden del diálogo es importante: mientras no me hayas visto, no existo. Es como si al verme me dieras la existencia.

Este sentido, implícito en el idioma, forma parte del espíritu del Ubuntu, una actitud mental prevaleciente entre los nativos africanos que viven al sur del Sahara. La palabra Ubuntu surge del dicho popular Umuntu ngumuntu nagabantu, que en zulú significa “Una persona es una persona a causa de las demás”. Si alguien se educa con esta perspectiva, su identidad se basa en el hecho de ser visto, de que la gente lo respete y lo reconozca como persona.

Durante los últimos años, en Sudáfrica, muchas empresas han contratado gerentes que se criaron en regiones tribales. La ética Ubuntu a menudo choca con la ética de esas empresas. En una oficina, por ejemplo, es muy normal cruzarse con alguien en el pasillo y no saludarlo. En la ética Ubuntu esto es peor que una falta de respeto, pues implica que no se reconoce la existencia de esa persona.

Se puede afirmar que alentamos el potencial ajeno mediante nuestra voluntad de ver la esencia de los demás.

Sawu bona. Te veo. Me alegra que estés aquí.

 

Tomado del libro: La quinta disciplina en la práctica. Peter Senge (Ediciones Juan Granica, S.A., 1998) ISBN: 84-7577-393-1

Lecciones de sabiduría de 40 películas en 7 minutos

Me topé con este video explorando un poco en Google+ y YouTube…creo que vale la pena ver la compilación, tomar notas y reflexionar con cada una de las frases…algo importante que no debemos dejar de lado es “poner manos a la obra”…no dejar las cosas en el video ni en nuestras cabezas…espero lo disfruten…

Películas que se muestran en este video:

  • Pirates of Silicon Valley
  • Swimming with Sharks
  • The Matrix
  • Star Trek (2009)
  • Ghost Rider
  • Harry Potter and the Chamber of Secrets
  • The Iron Giant
  • Lions for Lambs
  • The Shawshank Redemption
  • The Matrix Revolutions
  • Dead Poet’s Society
  • Gladiator
  • Troy
  • The Matrix Reloaded
  • Star Wars Episode III: Revenge of the Sith
  • The Day the Earth Stood Still (2008)
  • The Bucket List
  • The Lion King
  • Forrest Gump
  • Star Wars Episode VI: Return of the Jedi
  • Ferris Beuler’s Day Off
  • The Curious Case of Benjamin Button
  • Ratatouille
  • Terminator 2: Judgment Day
  • Catch Me If You Can
  • Star Wars Episode V: The Empire Strikes Back
  • Star Wars Episode IV: A New Hope
  • Batman Begins
  • Star Wars Episode I: The Phantom Menace
  • Hitch
  • Phenomenon
  • The Pursuit of Happyness
  • The Men Who Stare at Goats
  • Bicentennial Man
  • The Incredibles
  • Under the Tuscan Sun
  • Kung Fu Panda
  • K-Pax
  • Quantum of Solace

Un sueño posible

Todo depende de quién seas…de dónde vengas…

¿Deberías hacer siempre lo que los demás quieren que hagas? A veces, ni siquiera sabes por qué haces una cosa…

Si mueres intentando hacer algo importante, entonces tienes honor y valor…y eso es importante!!!

Escena tomada de la película “The blind side”…vale la pena escuchar la reflexión que hace Michael Oher sobre el valor y el honor…

Un cuento sobre la memoria

Bookmark and Share
Este cuento también lo compartió Luis Eduardo Gil en su perfil de Facebook:
Un sacerdote camina por un jardin en invierno que se encuentra nevado y se encuentra a una mujer llorando y le pregunta: ¿por qué lloras? Porque recuerdo cuando era joven y bella; Dios es malo por darme memoria. El sacerdote hace silencio y se queda mirando un punto fijo y la mujer se calma y le pregunta: ¿qué miras? Miro un bello jardín que sólo se puede ver en la primavera. Gracias a Dios que me dio memoria…

Una breve fábula

Bookmark and Share

Una breve fábula que compartió mi amigo Luis Eduardo Gil en su perfil de Facebook:

Un discípulo le dice a su maestro que no deja de pensar en cosas malas y pecaminosas de manera que creo que no me he portado bien con eso. El maestro le dice: acompáñame al bosque; en el camino le señala una planta y le pregunta cómo se llama y el discípulo le dice que es una planta venenosa; el maestro le dice: del mismo modo no te puede hacer daño con sólo mirarla…sólo te puede afectar si te dejas seducir y la comes…

Sobre sembrar y cosechar

Bookmark and Share

Esta historia la tomo prestada del libro “La culpa es de la vaca” (2002, Editorial Nomos S.A. ISBN: 958-8227-05-4) de Jaime Lopera Gutiérrez y Marta Inés Bernal Trujillo (Compiladores)

Sembrar el futuro – Jorge Bucay

En un oasis escondido en los más lejanos paisajes del desierto, se encontraba de rodillas el viejo Eliahu, al costado de algunas palmas datileras. Su vecino Hakim, el acaudalado mercader, se detuvo en el oasis para abrevar sus camellos y vio a Eliahu transpirando, mientras parecía cavar en la arena.

-¿Qué tal, anciano? La paz sea contigo.

-Y contigo -contestó Eliahu sin dejar su tarea.

-¿Qué haces aquí, con esta temperatura, trabajando con esa pala?

-Siembro -contestó el viejo.

-¿Qué siembras aquí, Eliahu?

-Dátiles -respondió el viejo señalando el palmar.

-¡Dátiles! -repitió el recién llegado, y cerró los ojos como quien escucha la mayor estupidez-. El calor te ha dañado el cerebro, querido amigo. Ven, deja esa tarea y vamos a la tienda a beber una copa.

-No, debo terminar la siembra. Luego, si quieres, beberemos.

-Dime, amigo, ¿cuántos años tienes?

-No sé, sesenta, setenta, ochenta, no sé…lo he olvidado. Pero eso, ¿qué importa?

-Mira, amigo, las datileras tardan más de cincuenta años en crecer, y sólo entonces están en condiciones de dar frutos. Yo no estoy deseándote el mal y lo sabes, ojalá vivas hasta los cien años, pero tú sabes que difícilmente podrás llegar a cosechar algo de lo que hoy siembras. Deja eso y ven conmigo.

-Hakim, yo comí los dátiles que otro sembró, otro que tampoco soñó con probarlos. Siembro hoy para que otros puedan comer dátiles mañana. Y aunque sólo fuera en honor de aquel desconocido, vale la pena terminar mi tarea.

-Me has dado una gran lección, Eliahu; déjame que te pague esa enseñanza -dijo Hakim, poniendo en la mano del viejo una bolsa de cuero llena de monedas.

-Te lo agradezco. Ya ves, a veces pasa esto: tú me pronosticabas que no llegaría a cosechar lo que sembrara. Parecía cierto y, sin embargo, mira: todavía no termino de sembrar y ya coseché una bolsa de monedas y la gratitud de un amigo.

-Tu sabiduría me asombra, anciano. Esta es la segunda lección que me das hoy, y es quizás más importante que la primera. Déjame, pues, que pague también esta lección con una bolsa de monedas.

-Y, a veces, pasa esto -siguió el anciano, extendiendo la mano para mirar las dos bolsas-: sembré para no cosechar, y antes de terminar de sembrar ya coseché no sólo una, sino dos veces.

-Ya basta, viejo, no sigas hablando. Si sigues enseñándome cosas no me alcanzará para pagarte.

¿Cuál es la moraleja que sacas de esta historia? Espero tus comentarios…