SEIS BARRERAS EN LA EDUCACIÓN DE ADULTOS

Bookmark and Share

SEIS BARRERAS EN LA EDUCACIÓN DE ADULTOS

Tomado del eBook “Los 10 hábitos de los profesores altamente efectivos” de Rogelio Carrillo Penso

http://www.gotasdeconocimiento.com

La educación de adultos enfrenta una serie de barreras de las que debemos tomar conciencia para minimizar la cantidad de errores que se cometen.

1. La mayoría de las personas adultas siente pena o vergüenza de no saber algo. Por ello, la educación que se imparte a este nivel debe evitar centrarse en las carencias encontradas, y más bien enfocarse en la forma de aprovechar el nuevo conocimiento; en detectar nuevas oportunidades; en crear nuevo potencial; en desarrollar la motivación intrínseca.

2. En algunas ocasiones, los objetivos del profesor y de los alumnos difieren, producto de una incapacidad real de comunicarse, de ceder posiciones de principio mal entendidas, cuando carecemos de la capacidad o de la voluntad para negociar y armonizar los intereses del docente y del alumno. Generalmente los profesores ofrecen conocimiento; los que aprenden desean pericia: qué hacer con ese conocimiento.

3. En otras ocasiones la educación es motorizada por el programa educacional y no por la necesidad de aprendizaje. En muchas empresas se crean programas con el objeto de cumplir una meta numérica de horas de formación, o para consumir los aportes que se tienen que hacer obligatoriamente a institutos oficiales de educación y formación, en lugar de promover el verdadero desarrollo del personal. Debemos asegurarnos que los programas de formación se enfoquen en el desarrollo de habilidades y destrezas que el empleado requiere para hacer mejor su trabajo a la vez que asegurar un mejor uso de los recursos. De esta forma el empleado podrá poner en práctica rápidamente los nuevos conocimientos con lo que los mismos se afianzarán (El conocimiento que no se usa, se olvida).

4. El temor a la evaluación. Toda evaluación final es Post-Mortem…llega demasiado tarde; es como manejar viendo por el espejo retrovisor, fijándonos en lo que ya pasó. Además, las notas no son garantía de que el alumno ha aprendido, o que podrá hacer uso efectivo de lo aprendido. Mucho más apropiado es diseñar un proceso de evaluación continua o seguimiento que permita una evaluación 360° de la efectividad del proceso de aprendizaje.

5. La gente acepta que tiene problemas pero no acepta su ignorancia. Si manejamos de forma inadecuada esta situación, podemos crear un profundo rechazo al aprendizaje continuo. Aceptar nuestra ignorancia requiere una tremenda dosis de valentía, pero sólo una vez que lo aceptamos es que podemos tomar acciones para compensarla.

6. En muchas empresas no se permite la aplicación de lo aprendido, sea porque siempre estamos apagando incendios, porque el clima laboral no es proclive a la innovación, cuando hay miedo en la organización, o cuando las políticas y las necesidades de la empresa van por caminos opuestos. Hay actitudes que entraban el desarrollo de aptitudes que pueden ayudar a crear las nuevas actitudes que la empresa requiere.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s