Al cerebro humano no lo controlan accionistas…

Al cerebro humano no lo controlan accionistas, inversores o ningún otro ente.

Jonas Ridderstrale y Kjell Nordstrom, Funky Business

Nadie puede controlar lo que pienso y valoro a menos que yo lo permita. Cada uno de nosotros es totalmente responsable de sus acciones, decisiones y omisiones. NO HAY CULPA. NO HAY CULPABLES.

Vivimos en una época en la que para poder valorar todo lo que está allá afuera, debemos aprender a valorar profundamente todo lo que está adentro de nosotros (empezando por nuestro cerebro). No tiene sentido plantear la vieja excusa: “esto lo hago en contra de mi voluntad pero me pidieron que lo hiciera”. ¡Caramba! ¿Cuáles son los valores y principios de la persona que es capaz de decir tamaña estupidez? ¿Esto quiere decir que soy capaz de vender mis principios por el sueldo que percibo por mis servicios?

Yo creo que, en los últimos tiempos, se ha multiplicado la cantidad de “mendigos corporativos”: personas que se dedican a mendigar su sueldo y son capaces de hacer cualquier cosa a cambio de ese “sueldito”.

Yo creo que nuestra mayor riqueza está adentro de nuestro cráneo: nuestro cerebro es totalmente asombroso y todos nosotros contamos con enormes potencialidades para hacer (literalmente) todo lo que deseemos hacer.

¿Por qué menospreciar nuestras capacidades mentales y vendernos al mejor postor? ¿Vale la pena?

¿Seremos recordados por eso?

¿Dejaremos un importante legado al vender nuestros principios y valores?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s