¿Qué sucederá en el 2017?

En estos primeros días del 2017 leo muchas publicaciones sobre tendencias y predicciones sobre lo que podría suceder durante el 2017 que recién acaba de empezar. Con total sinceridad, les comento que mucho de lo que leo es “bullshit” porque nadie tiene la verdad absoluta en sus manos y no podemos tener certezas plenas sobre lo que terminará sucediendo.

Lo que sí es cierto es que en estos días el “pensamiento mágico pendejo” está desbordado. Me gustaría leer más cosas del tipo “durante este 2017 me comprometo a realizar las siguientes acciones” antes de las ya tradicionales frases de “soy el hijo predilecto del Universo y me merezco todo lo que venga a mi”, “2017, ¡voy por ti!”, y otras del mismo tenor que no conllevan ningún tipo de acción ni compromiso.

Primero, lo primero: ¿cuáles son los objetivos específicos que te trazaste para este 2017? Es una buena idea escribirlos y agregar las acciones específicas que te ayudarán a lograr esos objetivos durante este 2017.

Segundo: ¿cuáles son las cosas que tienes que hacer y las decisiones que tienes que tomar para lograr tus objetivos? Lo único que cae del cielo es lluvia, meteoritos y relámpagos. De resto, todo depende de ti más que del universo o el horóscopo.

Tercero: ¿qué tienes que hacer diferente para que tengas los resultados que esperas? Puede que esta sea la parte más difícil porque tenemos la tendencia a aferrarnos demasiado a las “fórmulas exitosas del pasado”. Siempre debemos recordar que “nuestros éxitos pasados no garantizan absolutamente nada”.

Espero sus valiosos comentarios.

Sergio F. Sosa Sánchez

No te conviertas en esclavo de tu smartphone…

 

Se supone que compraste tu smartphone para que te ayudara a completar ciertas tareas. También se supone que te contrataron en tu empresa para que generes unos resultados específicos.

Siempre debes recordar que la efectividad, la eficiencia y la productividad son conceptos sumamente importantes para las personas que te contrataron.

No le prestes demasiada atención a tu smartphone; no tienes que estar disponible para los demás las 24 horas del día.

Por encima de todo, debes prestar atención porque el mundo es mucho más grande que tu smartphone y debes aprender a diferenciar entre las cosas que son urgentes y las que son importantes…

Nota: este post está basado en “When your phone uses you” de Seth Godin.

Dos formas de ganar

Algunos ganan cuando otros pierden.

Otros buscan ganar ayudando a otros a tener éxito.

Uno de estos enfoques tiene mejores consecuencias que el otro.

Este post es una adaptación de “Two kinds of winning” de Seth Godin.

Competencias para la efectividad

La efectividad no se mide en términos de lo que se hace, sino en términos de lo que se produce. Pero entonces ¿qué se necesita para lograr resultados?, ¿qué se necesita para ser efectivo?

La efectividad está relacionada con el logro de resultados; eres más efectivo cuando alcanzas la mayor cantidad de objetivos que se te hayan establecido.

Leemos el artículo “Nueve competencias para la efectividad” de Raúl Uribe y creemos importante compartir tales competencias:

  1. Construir confianza. Competencia para dar cumplimiento al principio de probidad administrativa, observando una conducta funcionaria intachable y un desempeño honesto, con prioridad del interés general, gestionando los conflictos de intereses   de acuerdo con la legalidad vigente. Se expresa a través del cumplimiento de las normas y procedimientos con un sentido de lealtad institucional. Esta competencia refuerza los aspectos de probidad y transparencia, construyendo espacios de confianza a partir de la sinceridad, competencia y responsabilidad en los compromisos suscritos.
  2. Lograr resultados y capacidades, equilibrados. Competencia para lograr resultados, desarrollar, promover e implementar soluciones, orientadas a mejorar y agilizar los sistemas de trabajo, facilitando el logro de los objetivos dentro de su contexto laboral. Esta competencia se traduce en la creación o mejora de capacidades para generar resultados, en las herramientas, procesos y/o productos relacionados con su área.
  3. Hacer compromisos y elecciones responsables. Competencia para asumir nuevos desafíos y tomar responsabilidades de manera autónoma, hacer decisiones con criterio propio en su área de influencia, identificando obstáculos y nuevas oportunidades para optimizar la gestión del área de trabajo, proponiendo y creando alternativas de solución. Esta competencia da cuenta de la proactividad, como respuesta reflexiva e iniciativa responsable.
  4. Cultivar visión personal de futuro. Competencia para lograr la internalización de los valores, principios y objetivos de la organización, integrando la visión y misión de la Institución dentro de su actividad. Capacidad para implementar una visión a mediano y largo plazo, anticipando escenarios futuros, que puedan afectar a su área de gestión y/o a la organización, generando estrategias que permitan adelantarse y prepararse para enfrentarlos.Tener un propósito claro de acción centrado en el servicio, una finalidad explícita en la concepción mental, que permita contribuir efectivamente a los cambios, con las actividades personales dentro de sus roles de desempeño.
  5. Lograr organización laboral y personal. Competencia para desarrollar el trabajo dentro de un marco caracterizado por altos estándares de calidad. Demostrar interés e iniciativa por incorporar mejoras al trabajo. Capacidad de organizar y planificar el tiempo y recursos disponibles para conseguir sus objetivos y desarrollar sus actividades dentro de los plazos establecidos y con la calidad esperada. Implica fijar objetivos, orientarse a los resultados, priorizar las actividades importantes y urgentes y desarrollar sus funciones de acuerdo a un plan y metodología preestablecida. Enfrentar escenarios altamente demandantes y realizar actividades bajo presión, poniendo en juego estrategias basadas en buenas prácticas que permitan dar respuestas efectivas. Esta competencia busca la eficiencia en la organización del trabajo, priorizando lo importante por encima de lo urgente, para el éxito sostenido en el logro de los objetivos planteados.
  6. Privilegiar acuerdos ganar-ganar. Competencia para lograr acuerdos ganar-ganar a través de la aplicación de múltiples estrategias de negociación, comprendiendo las motivaciones de las partes y validando al otro distinto en sus intereses.  Exponer en forma sincera sus ideas, en forma sistemática y convincente, persuadiendo a sus interlocutores y/o aceptando sus consideraciones para lograr los objetivos propuestos, con miras a un beneficio mutuo y de la organización. Esta competencia permite negociación efectiva y acuerdos sostenibles en el tiempo.
  7. Lograr comunicación empática. Competencia para desempeñar las tareas con un enfoque de cliente interno y externo. Implica trabajar con una visión de cadena de valor, donde sus actividades impactan los resultados de otras áreas, de sus usuarios y proveedores, tanto internos como externos. Capacidad de entregar y recibir información fidedigna, asertiva y oportuna, transmitiendo ideas de manera convincente con un lenguaje claro y fluido, logrando con ello influir en los demás para lograr su compromiso con la misión y objetivos de la organización. Capacidad de actuar asertivamente y de identificar las situaciones que puedan afectar las relaciones interpersonales o el logro de los objetivos, identificando los distintos puntos de vista y mejores alternativas de solución. Esta competencia permite atender los requerimientos de sus clientes de manera empática.
  8. Construir redes y sinergia. Competencia para participar activamente en el logro de metas comunes. Implica cooperación, distinguiendo los roles y tareas de cada uno de los integrantes del equipo, así como su aporte de valor para el logro de los objetivos definidos, a través de la sinergia resultante del trabajo en colaboración. Esta competencia nos permite la sinergia, en el trabajo de equipo y la construcción de terceras alternativas, que integren la diversidad de los aportes y potenciar los esfuerzos individuales. La construcción de redes es una prioridad para potenciar resultados, compartir  conocimientos y buenas prácticas, así como soluciones innovadoras.
  9. Renovarse y aprender continuamente. Adecuar las actividades y prioridades, en función de los cambios buscados del entorno, identificando las nuevas demandas, las condiciones facilitadoras y necesidades de nuevos recursos para mejorar continuamente. Es la adopción de nuevas competencias, en los planos físico, mental, emocional y espiritual, para disponer en una mirada abierta a los nuevos paradigmas, herramientas adecuadas y modelos útiles a los desafíos evolutivos crecientes de efectividad. Estar vigentes y aptos para revisar nuestras competencias en una actitud de renovación.

Empléate nos invita a tomar su curso online “Competencias para la efectividad” en el que se develan las competencias necesarias para lograr ser altamente efectivos a nivel personal y profesional.

Propósitos de año nuevo

Bookmark and Share

Propósitos de Año Nuevo

Fernando Sánchez Arias

Los sueños se hacen realidad cuando tenemos la convicción interna para guiarnos, la pasión para emocionarnos y la disciplina para ejecutar las acciones precisas. Takumi

Al culminar un año y a pocos días de iniciar el otro, muchas son las emociones y muchos los pensamientos que experimentamos. El Alfa y el Omega siempre son momentos claves para la reflexión, para la Autoevaluación, para la observación de lo que aconteció y la preparación para lo que deseamos suceda en el futuro.

Es por ello, que he querido compartir contigo, selecto lector, estas ideas que he extraído del libro “Don’t sweat the small stuff…and it’s all small stuff” (Hyperion) de Richard Carlson, Ph. D., de aprendizajes de mi permanencia en Japón y de conversaciones con mis senseis de Tai Chi Chuan en Nagoya. Son simples pero poderosas y confío en que sean de ayuda para tu visión del próximo año.

REFLEXIÓN (Hansei)

Uno de los aspectos más importantes a la hora de prepararnos para un nuevo año es dar un vistazo a lo que sucedió. Para ello he encontrado relevantes estas preguntas:

1.   ¿Qué alcancé en relación a lo que establecí como mis metas en diciembre de 2015?

2.   ¿Qué dejé de hacer?

3.   ¿Qué logré que no estaba planificado?

4.   ¿Qué cambió en mi manera de pensar?

5.   ¿Qué se modificó en mi manera de expresar mis sentimientos?

6.   ¿Cómo se transformó mi conducta?

7.   ¿Qué personas fueron claves para mi vida interior/espiritual/emocional este año?

8.   ¿Qué personas contribuyeron a mis logros materiales/profesionales este año?

9.   ¿Cuáles son las tres cosas que más me gustaron de este año?

10. ¿Qué cosas/acciones/personas/condiciones me ayudaron a lograr esto?

11. ¿Cómo puedo mantener el ritmo interno para repetir logros similares?

12. ¿Cuáles fueron los tres momentos más difíciles?

13. ¿Qué cosas/acciones/personas/condiciones generaron estos momentos difíciles?

14. ¿Qué puedo cambiar en mí para evitar que estos momentos se repitan?

15. ¿Cómo estuvo mi balance intelectual-emocional-físico-espiritual-material?

16. ¿Dónde estuve más fuerte y dónde más débil?

17. ¿Dónde deseo concentrarme este año para lograr equilibrio?

Es muy importante que al realizar estas preguntas las hagamos con una actitud positiva y proactiva, celebrando los aspectos fuertes y visualizando los fracasos como oportunidades de aprendizaje, los errores como oportunidades de mejora y los problemas como oportunidades de éxito. Es clave el tomar conciencia de que estamos en un proceso donde nada es definitivo, donde el pasado no es garantía del presente y mucho menos del futuro. Uno de mis maestros de Tai Chi me comentaba con sus sabias palabras lo que mucho hemos leído en la literatura Zen: “Cuando te estoy hablando, mis palabras son parte del pasado”, “sólo puedes actuar en tu aquí y ahora…concéntrate en cada inspiración y en cada exhalación que realizas, así podrás pensar, sentir y actuar en la dimensión cierta para cambiar lo que quieras”.

De manera que, sea en tu vida personal, en tu familia, en los negocios o en tu vida social y comunitaria, piensa, siente y actúa con plena convicción de que todo puede mejorar con tus elecciones, con tus decisiones, por lo que es determinante el dar ese vistazo al pasado para saber el cómo actuar en el presente, visualizando un año nuevo pleno y abundante.

Antes de pasar a los propósitos de año nuevo, es prudente actuar sobre lo siguiente:

  • Agradecimiento: agradece a aquellos que te ayudaron con una nota, una tarjeta, un obsequio material o espiritual, una llamada; sé creativo.
  • Amor: expresa verbal y físicamente el más hermoso sentimiento que existe en la humanidad, di textualmente “te amo”, “te quiero”, “te admiro”, a los seres que te rodean en cualquiera de los ambientes donde actúas.
  • Compasión: hay gente que materialmente no posee las condiciones para vivir una Navidad y una Noche de Año Nuevo con alegría y visión próspera. De nada sirve la lástima o la pena. En cambio, como afirma el doctor Carlson, la compasión nos hace actuar con iniciativa y amor para aportar algo a otro ser vivo. Además, al hacerlo en forma anónima, nos ayuda a elevar nuestro espíritu.
  • Perdón: al perdonarnos por las metidas de pata y las pérdidas de cabeza de este año, conjuntamente con el perdonar a aquellas personas por las cosas que creemos nos hicieron, limpiamos nuestro interior y dejamos atrás el lastre que significa tener enganchadas a nuestra cintura todas las personas y situaciones ligadas a la tristeza, el dolor, miedo y fracaso. Cuando nos perdonamos, expresamos perdón y perdonamos, nos liberamos y liberamos a los otros…una excelente forma de iniciar un año.

VISIÓN 2017

Una de las mejores formas de crear los propósitos de año nuevo es tomar unos marcadores o creyones de colores y en una hoja blanca dibujar en el centro un símbolo que nos represente (retrato, un vegetal, un mineral, un animal o cualquier objeto). Debajo o alrededor de esta figura, escribe tu nombre bien resaltado y el texto: “Visión 2017”. Partiendo de esta figura central, dibuja unas ramas o líneas gruesas, una de cada color para cada una de las dimensiones siguientes:

1. Claves: escribe aquí cuáles son los principios o valores que van a guiarte durante este nuevo año. Por ejemplo: amor, calidad y humildad pueden ser los valores de un hombre de negocios que desea amar más y mejor a su gente en la casa y la empresa; desea generar todas sus acciones cumpliendo y excediendo sus estándares y los de sus clientes internos/externos; y espera actuar con humildad para controlar su ego en su interactuar diario.

2. Intelectual: escribe aquí todas tus metas relacionadas con el desarrollo de tu intelecto. Ejemplos: escribir un libro, hacer un doctorado, hacer un curso de filosofía, diseñar un taller de finanzas, conversar mensualmente con una persona interesante, leer libros o revistas con una frecuencia determinada.

3. Emocional: escribe aquí lo referente a tus deseos emocionales. Ejemplos: pasar más y mejor tiempo con mi esposa, levantarme más temprano y jugar con mis hijos en la cama antes de levantarlos para ir al colegio, realizar una reunión de toda la familia en una hacienda, hacer una reunión de ex-alumnos de bachillerato o aprender a expresar mejor mis sentimientos con inteligencia emocional.

4. Físico: escribe qué cosas deseas obtener en la dimensión física, como por ejemplo: reducir la barriguita, dejar de comer carne roja, dejar de fumar, practicar Tai Chi Chuan o Aikido, caminar o correr todas las mañanas con un amigo, hacerse el chequeo médico que está pendiente desde hace tres años.

5. Espiritual: en esta dimensión se registran las acciones para elevar o mejorar nuestro espíritu, sin distingo de fe o creencias. Ejemplos: meditar u orar todos los días, asistir a un retiro espiritual solo o con la familia, perdonar a fulanito, expresarle perdón a menganita, apadrinar a un niño de la calle y ser su coach personal, entre otros.

6. Material: en esta rama escribe las cosas materiales como dinero (cantidad y frecuencia), artículos personales, equipos electrónicos, casa, carro, libros, etc.

7. Locuras: esta dimensión es para escribir los sueños o deseos más locos que tengas y que puedan dar aliciente a tu año. Ejemplos: saltar en bengi, volar en parapente, bucear en alguna isla del Mar Caribe, nadar con delfines, ir al Amazonas, pintar un graffiti ecológico con los niños del colegio de tus hijos, y cualquier cosa que se te ocurra.

8. Fortalezas: las tres cosas o aspectos más fuertes que debes mantener para alcanzar lo que anhelas.

9. Oportunidades de mejora (ODMs): los tres aspectos que debes cambiar o de lo contrario generarás conflictos o momentos difíciles innecesarios.

10. Gracias: esta rama la dejarás en blanco e irás escribiendo el nombre, teléfono o e-mail de cada persona a la que debas agradecerle algo durante el 2016.

Añade gráficos, dibujos, fotos, recortes de revistas o periódicos a cada una de las metas en cada una de las ramas y saca cinco (5) fotocopias a colores de este mapa Visión 2016 y pégalas en tu closet, espejo del baño, escritorio, tablero del carro y reduce una para tu agenda. Revísalas diariamente y ve marcando con un resaltador las que vayas logrando. Será una gran ayuda práctica para un inicio y desarrollo fluido del año.

Al despedirme, quiero dejar contigo unas sugerencias que el doctor Carlson comparte en su bestseller, el cual estuvo en los primeros puestos del New York Times y es muy agradable de leer. Espero que sean un ingrediente activo para cocinar un 2017 cargado de salud, alegría, aprendizaje, prosperidad y amor. Aquí tienes estas sugerencias:

  • Evita que la perfección arruine la excelencia.
  • Elimina la idea de que personas tranquilas y relajadas no alcanzan el éxito.
  • No interrumpas a los demás para terminar sus oraciones.
  • Haz algo agradable para una persona sin que se dé cuenta que eres tú.
  • Mira a través del comportamiento y descubre la intención e inocencia de las personas.
  • Observa la vida como una prueba y no como algo definitivo.
  • Reconoce a los demás y muérdete la lengua cuando vayas a alardear de ti mismo.
  • Elimina tus limitaciones evitando justificarlas o excusarte por ellas.

Con esta contribución esperamos garantizar un año que esté lleno de gente alineada internamente y orientada a un equilibrio familiar, profesional y ciudadano. Más gente creando, más gente liderando, más gente construyendo, más gente transformando, más gente sintiendo…más gente siendo.

Akemashite Omedetó Gozamaizu!

¡Feliz Año Nuevo!

¿Qué estás haciendo para cambiar lo que no te gusta?

Algo que llama mucho la atención es la cantidad de personas que se quejan de las circunstancias por las que están atravesando. Parece que no logran comprender que sólo son “circunstancias” y ven tales circunstancias como cosas definitivas que no podrán cambiar. También puede ser que esas personas disfrutan de la fatalidad y del sufrimiento.

En algún lugar leí que “preocuparse es como estar en una silla mecedora; es divertido pero no te lleva a ninguna parte”.

Preguntas para reflexión:

  • ¿Ves el vaso medio vacío?
  • ¿Ves el vaso medio lleno?
  • ¿No logras ver ningún vaso?
  • ¿Qué tal si traes tu propio vaso y lo llenas cada día?

La pasión no está incluida…

Es muy fácil soñar con una estrategia o un conjunto de tácticas que nos ayuden a superar los obstáculos y evolucionar desde el lugar en el que estamos.

La realidad es que no es suficiente con soñar.

La parte más importante de cualquier proyecto es la pasión, la fuente de energía, el optimismo y el esfuerzo que hace que nos superemos a nosotros mismos, un día a la vez.

Este post está inspirado en el artículo “Batteries not included” del blog de Seth Godin.