Propósitos de año nuevo

Bookmark and Share

Propósitos de Año Nuevo

Fernando Sánchez Arias

Los sueños se hacen realidad cuando tenemos la convicción interna para guiarnos, la pasión para emocionarnos y la disciplina para ejecutar las acciones precisas. Takumi

Al culminar un año y a pocos días de iniciar el otro, muchas son las emociones y muchos los pensamientos que experimentamos. El Alfa y el Omega siempre son momentos claves para la reflexión, para la Autoevaluación, para la observación de lo que aconteció y la preparación para lo que deseamos suceda en el futuro.

Es por ello, que he querido compartir contigo, selecto lector, estas ideas que he extraído del libro “Don’t sweat the small stuff…and it’s all small stuff” (Hyperion) de Richard Carlson, Ph. D., de aprendizajes de mi permanencia en Japón y de conversaciones con mis senseis de Tai Chi Chuan en Nagoya. Son simples pero poderosas y confío en que sean de ayuda para tu visión del próximo año.

REFLEXIÓN (Hansei)

Uno de los aspectos más importantes a la hora de prepararnos para un nuevo año es dar un vistazo a lo que sucedió. Para ello he encontrado relevantes estas preguntas:

1.   ¿Qué alcancé en relación a lo que establecí como mis metas en diciembre de 2015?

2.   ¿Qué dejé de hacer?

3.   ¿Qué logré que no estaba planificado?

4.   ¿Qué cambió en mi manera de pensar?

5.   ¿Qué se modificó en mi manera de expresar mis sentimientos?

6.   ¿Cómo se transformó mi conducta?

7.   ¿Qué personas fueron claves para mi vida interior/espiritual/emocional este año?

8.   ¿Qué personas contribuyeron a mis logros materiales/profesionales este año?

9.   ¿Cuáles son las tres cosas que más me gustaron de este año?

10. ¿Qué cosas/acciones/personas/condiciones me ayudaron a lograr esto?

11. ¿Cómo puedo mantener el ritmo interno para repetir logros similares?

12. ¿Cuáles fueron los tres momentos más difíciles?

13. ¿Qué cosas/acciones/personas/condiciones generaron estos momentos difíciles?

14. ¿Qué puedo cambiar en mí para evitar que estos momentos se repitan?

15. ¿Cómo estuvo mi balance intelectual-emocional-físico-espiritual-material?

16. ¿Dónde estuve más fuerte y dónde más débil?

17. ¿Dónde deseo concentrarme este año para lograr equilibrio?

Es muy importante que al realizar estas preguntas las hagamos con una actitud positiva y proactiva, celebrando los aspectos fuertes y visualizando los fracasos como oportunidades de aprendizaje, los errores como oportunidades de mejora y los problemas como oportunidades de éxito. Es clave el tomar conciencia de que estamos en un proceso donde nada es definitivo, donde el pasado no es garantía del presente y mucho menos del futuro. Uno de mis maestros de Tai Chi me comentaba con sus sabias palabras lo que mucho hemos leído en la literatura Zen: “Cuando te estoy hablando, mis palabras son parte del pasado”, “sólo puedes actuar en tu aquí y ahora…concéntrate en cada inspiración y en cada exhalación que realizas, así podrás pensar, sentir y actuar en la dimensión cierta para cambiar lo que quieras”.

De manera que, sea en tu vida personal, en tu familia, en los negocios o en tu vida social y comunitaria, piensa, siente y actúa con plena convicción de que todo puede mejorar con tus elecciones, con tus decisiones, por lo que es determinante el dar ese vistazo al pasado para saber el cómo actuar en el presente, visualizando un año nuevo pleno y abundante.

Antes de pasar a los propósitos de año nuevo, es prudente actuar sobre lo siguiente:

  • Agradecimiento: agradece a aquellos que te ayudaron con una nota, una tarjeta, un obsequio material o espiritual, una llamada; sé creativo.
  • Amor: expresa verbal y físicamente el más hermoso sentimiento que existe en la humanidad, di textualmente “te amo”, “te quiero”, “te admiro”, a los seres que te rodean en cualquiera de los ambientes donde actúas.
  • Compasión: hay gente que materialmente no posee las condiciones para vivir una Navidad y una Noche de Año Nuevo con alegría y visión próspera. De nada sirve la lástima o la pena. En cambio, como afirma el doctor Carlson, la compasión nos hace actuar con iniciativa y amor para aportar algo a otro ser vivo. Además, al hacerlo en forma anónima, nos ayuda a elevar nuestro espíritu.
  • Perdón: al perdonarnos por las metidas de pata y las pérdidas de cabeza de este año, conjuntamente con el perdonar a aquellas personas por las cosas que creemos nos hicieron, limpiamos nuestro interior y dejamos atrás el lastre que significa tener enganchadas a nuestra cintura todas las personas y situaciones ligadas a la tristeza, el dolor, miedo y fracaso. Cuando nos perdonamos, expresamos perdón y perdonamos, nos liberamos y liberamos a los otros…una excelente forma de iniciar un año.

VISIÓN 2017

Una de las mejores formas de crear los propósitos de año nuevo es tomar unos marcadores o creyones de colores y en una hoja blanca dibujar en el centro un símbolo que nos represente (retrato, un vegetal, un mineral, un animal o cualquier objeto). Debajo o alrededor de esta figura, escribe tu nombre bien resaltado y el texto: “Visión 2017”. Partiendo de esta figura central, dibuja unas ramas o líneas gruesas, una de cada color para cada una de las dimensiones siguientes:

1. Claves: escribe aquí cuáles son los principios o valores que van a guiarte durante este nuevo año. Por ejemplo: amor, calidad y humildad pueden ser los valores de un hombre de negocios que desea amar más y mejor a su gente en la casa y la empresa; desea generar todas sus acciones cumpliendo y excediendo sus estándares y los de sus clientes internos/externos; y espera actuar con humildad para controlar su ego en su interactuar diario.

2. Intelectual: escribe aquí todas tus metas relacionadas con el desarrollo de tu intelecto. Ejemplos: escribir un libro, hacer un doctorado, hacer un curso de filosofía, diseñar un taller de finanzas, conversar mensualmente con una persona interesante, leer libros o revistas con una frecuencia determinada.

3. Emocional: escribe aquí lo referente a tus deseos emocionales. Ejemplos: pasar más y mejor tiempo con mi esposa, levantarme más temprano y jugar con mis hijos en la cama antes de levantarlos para ir al colegio, realizar una reunión de toda la familia en una hacienda, hacer una reunión de ex-alumnos de bachillerato o aprender a expresar mejor mis sentimientos con inteligencia emocional.

4. Físico: escribe qué cosas deseas obtener en la dimensión física, como por ejemplo: reducir la barriguita, dejar de comer carne roja, dejar de fumar, practicar Tai Chi Chuan o Aikido, caminar o correr todas las mañanas con un amigo, hacerse el chequeo médico que está pendiente desde hace tres años.

5. Espiritual: en esta dimensión se registran las acciones para elevar o mejorar nuestro espíritu, sin distingo de fe o creencias. Ejemplos: meditar u orar todos los días, asistir a un retiro espiritual solo o con la familia, perdonar a fulanito, expresarle perdón a menganita, apadrinar a un niño de la calle y ser su coach personal, entre otros.

6. Material: en esta rama escribe las cosas materiales como dinero (cantidad y frecuencia), artículos personales, equipos electrónicos, casa, carro, libros, etc.

7. Locuras: esta dimensión es para escribir los sueños o deseos más locos que tengas y que puedan dar aliciente a tu año. Ejemplos: saltar en bengi, volar en parapente, bucear en alguna isla del Mar Caribe, nadar con delfines, ir al Amazonas, pintar un graffiti ecológico con los niños del colegio de tus hijos, y cualquier cosa que se te ocurra.

8. Fortalezas: las tres cosas o aspectos más fuertes que debes mantener para alcanzar lo que anhelas.

9. Oportunidades de mejora (ODMs): los tres aspectos que debes cambiar o de lo contrario generarás conflictos o momentos difíciles innecesarios.

10. Gracias: esta rama la dejarás en blanco e irás escribiendo el nombre, teléfono o e-mail de cada persona a la que debas agradecerle algo durante el 2016.

Añade gráficos, dibujos, fotos, recortes de revistas o periódicos a cada una de las metas en cada una de las ramas y saca cinco (5) fotocopias a colores de este mapa Visión 2016 y pégalas en tu closet, espejo del baño, escritorio, tablero del carro y reduce una para tu agenda. Revísalas diariamente y ve marcando con un resaltador las que vayas logrando. Será una gran ayuda práctica para un inicio y desarrollo fluido del año.

Al despedirme, quiero dejar contigo unas sugerencias que el doctor Carlson comparte en su bestseller, el cual estuvo en los primeros puestos del New York Times y es muy agradable de leer. Espero que sean un ingrediente activo para cocinar un 2017 cargado de salud, alegría, aprendizaje, prosperidad y amor. Aquí tienes estas sugerencias:

  • Evita que la perfección arruine la excelencia.
  • Elimina la idea de que personas tranquilas y relajadas no alcanzan el éxito.
  • No interrumpas a los demás para terminar sus oraciones.
  • Haz algo agradable para una persona sin que se dé cuenta que eres tú.
  • Mira a través del comportamiento y descubre la intención e inocencia de las personas.
  • Observa la vida como una prueba y no como algo definitivo.
  • Reconoce a los demás y muérdete la lengua cuando vayas a alardear de ti mismo.
  • Elimina tus limitaciones evitando justificarlas o excusarte por ellas.

Con esta contribución esperamos garantizar un año que esté lleno de gente alineada internamente y orientada a un equilibrio familiar, profesional y ciudadano. Más gente creando, más gente liderando, más gente construyendo, más gente transformando, más gente sintiendo…más gente siendo.

Akemashite Omedetó Gozamaizu!

¡Feliz Año Nuevo!

¿Qué estás haciendo para cambiar lo que no te gusta?

Algo que llama mucho atención es la cantidad de personas que se quejan de las circunstancias por las que están atravesando. Parece que no logran comprender que sólo son “circunstancias” y ven tales circunstancias como cosas definitivas que no podrán cambiar. También puede ser que esas personas disfrutan de la fatalidad y del sufrimiento.

En algún lugar leí que “preocuparse es como estar en una silla mecedora; es divertido pero no te lleva a ninguna parte”.

Preguntas para reflexión:

  • ¿Ves el vaso medio vacío?
  • ¿Ves el vaso medio lleno?
  • ¿No logras ver ningún vaso?
  • ¿Qué tal si traes tu propio vaso y lo llenas cada día?

¿Estás realmente presente?

Muchos gerentes se preocupan por las personas que dejan de asistir a sus puestos de trabajo. Tal preocupación es válida porque podría tener un serio impacto en la productividad global de la organización. Sin embargo, yo creo que deberíamos preocuparnos menos por esa situación y ocuparnos más por aquellos que asisten a la empresa pero que realmente no están presentes en la empresa.

Es muy probable que veamos a varios de nuestros colaboradores asistiendo con regularidad a la empresa pero en quienes notamos que su mente está ocupada en cosas que están fuera de la empresa. En estos casos deberíamos intervenir más allá de las acciones disciplinarias que lucen como primera solución; deberíamos investigar qué es lo que le preocupa a esos colaboradores y explorar formas en las que podríamos ayudarles a bajar su nivel de ansiedad. La solución no es despedir a esas personas; la solución pasa por reconocer que sus preocupaciones son válidas y para lograrlo debemos ser muy empáticos.

Tenemos que reconocer que el liderazgo no se trata solo de autoridad; también se trata de interesarnos en los problemas de nuestros colaboradores.

Preguntas para reflexión:

  • ¿Qué tan empáticos somos?
  • ¿Ya desarrollamos la habilidad para reconocer que nuestros colaboradores tienen preocupaciones que les están afectando en su desempeño laboral?
  • ¿Hemos desarrollado un nivel de confiabilidad tal como para que nuestros colaboradores nos cuenten sus preocupaciones?
  • ¿Qué tenemos que hacer para encontrar soluciones a los problemas de nuestros colaboradores?
aprendizaciones-20160912

¿Ya redactaste tu enunciado de misión personal?

aprendizaciones-20160912

¿Ya redactaste tu enunciado de misión personal? ¿Qué te hace falta para redactarlo? Esto es algo que no debe postergarse…

20 claves del futurode la educación

20 claves del futuro de la educación

20 claves del futurode la educación

Leemos las 20 claves del futuro de la educación en encuentro.educared.org y queremos compartir esas claves:

  1. Hay que formar al ciudadano del siglo XXI: la sociedad del siglo XXI requiere individuos creativos, emprendedores, críticos, competentes con el mundo digital, con altos dotes sociales y que se adapten a ambientes laborales diversos.
  2. La inclusión social como eje: es trascendental el establecimiento de políticas públicas regionales para el desarrollo sostenible en el que uno de los pilares sea la inclusión social.
  3. Se requiere liderazgo institucional: la cultura digital lleva años instaurada en la sociedad. Las instituciones educativas no pueden permanecer ajenas, por lo que torna fundamental un liderazgo institucional basado en la construcción de un sentimiento de comunidad sólido, unido a un uso de las TIC desde y para la pedagogía y el currículo del centro.
  4. Extraer la inteligencia colectiva: en una sociedad cada vez más compleja, sobrevivir en ella depende cada vez más de una inteligencia colectiva. El ser humano es social por naturaleza, por lo que ha de aprovechar las posibilidades abiertas de la sociedad digital.
  5. Contenidos + Pedagogía + Tecnología: la intersección entre tres factores fundamentales son claves para la introducción de las TIC en los procesos educativos: sólidos conocimientos de los contenidos, dominio de competencias pedagógicas y manejo de herramientas tecnológicas y sus posibles aplicaciones. La tecnología no reinventa a la pedagogía, sólo amplía sus posibilidades.
  6. Las TIC implican nuevos métodos de evaluación: aprender utilizando las TIC requiere un planteamiento metodológico distinto al de adquisición de meros contenidos. Evaluar este tipo de aprendizajes no debe centrarse, por tanto, en determinar el éxito en adquisición de contenidos sino en el dominio de las competencias del siglo XXI.
  7. Hay que romper el mito de los nativos digitales, es decir, la consideración de que todos los jóvenes son nativos digitales y dominan las TIC para usos de provecho en el siglo XXI.
  8. Fomento de la creatividad: existe una inminente necesidad de repensar los sistemas educativos para evitar ahogar la creatividad de los aprendices. Es decir, un sistema educativo basado en el control e instaurar uno de empoderamiento. El alumno nace siendo creativo y el sistema educativo ha de generar las condiciones para que pueda seguir desarrollando esa creatividad.
  9. Importancia de la educación emocional: la finalidad principal de la educación es que cada sujeto pueda alcanzar un grado óptimo de bienestar social y emocional, por lo que la educación emocional debe ocupar un lugar privilegiado en los sistemas educativos. Para ello, los programas de formación docente deben dedicar una mayor atención a tales competencias.
  10. Cooperación necesaria entre familia, escuela y comunidad: la educación no es exclusiva de las instituciones educativas; es posible aprender en cualquier lugar de la sociedad. Para ello debe existir conexión y cooperación entre familia, escuela y comunidad. La educación es una cuestión de toda la sociedad.
  11. Liderazgo sin burocracia: el liderazgo en una institución educativa debe tener como finalidad principal la mejora educativa de los discentes, con un liderazgo centrado en la pedagogía y alejado de la pura burocracia. Todos los agentes de la comunidad educativa deben estar implicados en la consecución de las metas del centro.
  12. Objetivo: desarrollo de competencias. Los cambios de sistema educativo deben orientarse hacia la mejora competencial de los estudiantes. La sociedad digital requiere de competencias que los sistemas educativos han de desarrollar (autonomía, adaptación, tratamiento de la información, etc.), reformando el currículo. Se requerirá de unidades didácticas más simples basadas en en tales competencias útiles para la inserción social, aprendiendo de forma conectada en red.
  13. Foco en los intereses del aprendiz: el aprendizaje debe producirse de forma natural, partiendo de los intereses del aprendiz, teniendo en cuenta lo que ya sabe, desde la práctica y de cometer errores para ser reorientado por el docente.
  14. Un nuevo rol del profesor y su formación: desde la transmisión de contenidos a la orientación y apoyo del alumno, generando las condiciones para que sea éste el que, de manera activa y experimental, construya su propio conocimiento. Ello comporta que la formación docente se reconfigure, contemplando de forma más sólida el uso pedagógico de los entornos digitales para la sociedad del siglo XXI.
  15. Nueva ecología del aprendizaje: existe una nueva ecología del aprendizaje que está reconfigurando la educación. Volvemos a entenderla en su sentido amplio, más allá de su simple consideración como escolarización.
  16. El reto de considerar todos los ámbitos educativos posibles: existe una necesidad de disrupción en el sistema educativo planteado como ente aislado de la sociedad. Los aprendizajes producidos en ambientes no formales e informales crecen a un ritmo vertiginoso y no quedará más remedio que considerar los beneficios de todos estos ámbitos educativos.
  17. Interactuación sobre los contenidos: el aprendizaje no está en los contenidos sino en las interacciones que se producen alrededor de ellos. El aprendizaje en red a través de interacciones debe consistir en agregar, remezclar y poner en práctica los conocimientos.
  18. Una formación adaptada a las demandas: la construcción del currículo que deberá configurar los nuevos perfiles que demanda la sociedad tendrá que hacerse entre todos los agentes involucrados en su desarrollo. La sociedad y las escuelas deben colaborar para adaptar la formación a las demandas sociales del siglo XXI.
  19. Se trata de formar a ciudadanos, no sólo a profesionales eficientes: un sistema educativo abierto a la comunidad y basado en aprendizajes colaborativos que implican a toda la sociedad. La labor de este sistema no es formar a ciudadanos únicamente para ser útiles a un mercado, sino formar a ciudadanos capaces de desenvolverse en todos los niveles sociales.
  20. Evitar la ansiedad tecnológica: la tecnología avanza a un ritmo vertiginoso, es imposible predecir qué tipo de tecnología habrá en un futuro próximo. Lo que sí tendrá que hacer la sociedad, es diseñar cómo quiere que sea la educación del siglo XXI; la tecnología que acompañará será la que este disponible llegado el momento de la implantación.

Preguntas para reflexión:

  • ¿Cómo están nuestros sistemas educativos con respecto a estas 20 claves?
  • ¿Cuáles son los primeros pasos que tenemos que dar?
  • ¿Cuáles son los retos que se nos presentan de cara a asumir estas 20 claves?
  • ¿Cómo debemos formar a los docentes?
  • ¿Qué pueden hacer las familias para lograr que estas 20 claves se asuman en los sistemas educativos?

¿Por qué haces lo que haces?

¿Qué es lo que te motiva a hacer lo que haces?

¿Por qué decidiste dedicarte a ejercer tu oficio/profesión?

Veo con cierta preocupación que algunas personas se quejan constantemente porque sienten que su trabajo no está siendo compensado adecuadamente desde el punto de vista financiero. La principal queja está relacionada con la baja remuneración que reciben a cambio de su trabajo.Algo que, en parte explica esta situación tiene que ver con el hecho de que los seres humanos tenemos la tendencia a acomodarnos en “zonas de confort” y, cada vez que encontramos algo que nos hace sentir “cómodos”, soltamos amarras y nos anclamos a eso. El pensamiento recurrente es: ¿para qué voy a buscar algo mejor si estoy bien aquí? Creo que es pertinente recordar en este punto las palabras de Stephen R. Covey: “lo bueno es enemigo de lo mejor”.

Por otra parte, hay personas que constantemente se quejan porque no reciben el reconocimiento que se merecen por el trabajo que realizan. Parece que la única motivación que tienen para hacer lo que hacen es la necesidad imperiosa de reconocimiento. Aunque no soy psicólogo, recomiendo que si la necesidad de reconocimiento es tu única motivación, acudas a un profesional en psicología para que te ayude de alguna forma.

En todo caso, creo que tenemos que encontrar motivaciones más profundas que aquellas relacionadas únicamente con la necesidad de ganar más dinero o recibir reconocimiento. Al final, si sientes verdadera pasión por lo que haces, es muy probable que recibas reconocimiento y dinero por ello.

Preguntas para reflexión:

  • ¿Qué tengo que hacer para ganar más dinero con mi oficio/profesión?
  • ¿Cuáles son las motivaciones más profundas que me mueven a hacer lo que hago?
  • ¿Estoy disfrutando realmente al hacer lo que hago en este momento?
  • ¿Qué tengo que cambiar en mi para disfrutar plenamente de lo que hago?

Recuerda estas palabras: “cada quien está en donde quiere estar”.

 

No es una carrera…

Este post es una adaptación de un post original de Seth Godin.

Algunas cosas son carreras, pero no muchas.

Una carrera es una competencia en donde la clave está en ganar. No se supone que disfrutes del camino, aprender algo o hacer mejor a tu comunidad. Lo que se espera de ti es que ganes.

Al final de la carrera, las personas felicitan al ganador, y hablan sobre qué tan bien lo hizo el ganador. El resto de los competidores, los perdedores, pues al menos hicieron el intento.

Una vez que comprendes bien esto, te das cuenta que muchas cosas no son carreras. Y cuando tratamos a la vida de esa forma, tratamos a nuestros clientes, aquellos a quienes buscamos servir, tan bien como nos tratamos a nosotros mismos.

A veces confundimos “ganó una carrera particular” con “es un ganador. Pero no es la misma cosa.

Puedes leer el post original de Seth Godin en este enlace:

http://sethgodin.typepad.com/seths_blog/2016/06/its-not-a-race.html