No te conviertas en esclavo de tu smartphone…

 

Se supone que compraste tu smartphone para que te ayudara a completar ciertas tareas. También se supone que te contrataron en tu empresa para que generes unos resultados específicos.

Siempre debes recordar que la efectividad, la eficiencia y la productividad son conceptos sumamente importantes para las personas que te contrataron.

No le prestes demasiada atención a tu smartphone; no tienes que estar disponible para los demás las 24 horas del día.

Por encima de todo, debes prestar atención porque el mundo es mucho más grande que tu smartphone y debes aprender a diferenciar entre las cosas que son urgentes y las que son importantes…

Nota: este post está basado en “When your phone uses you” de Seth Godin.