¿Qué tal está tu empleabilidad?

joves_gratacels

Antes de empezar a hablar sobre “empleabilidad” es importante que nos acerquemos a su definición; tomemos prestada la definición que ofrece Pau Hortal en su blog:

La empleabilidad es la capacidad de una persona de acceder a un puesto de trabajo, mantenerse en él y reorientarse profesionalmente en caso de pérdida del primero.

Una persona es “empleable” si posee los requisitos en términos de conocimientos y competencias demandados por los empleadores para su perfil y es capaz de transmitir adecuadamente un mensaje al mercado.

Vivimos en tiempos en donde un título universitario no garantiza el éxito profesional. Las organizaciones están haciendo todo lo posible para identificar quiénes son los mejores candidatos para ocupar determinadas posiciones, cómo es su comportamiento, con cuánta facilidad se adaptan e integran a una organización, cuáles son sus motivaciones y qué tan bien se relacionan con diferentes personas en diversos contextos. Esto nos lleva a concluir que la formación profesional es apenas una pequeña parte de la empleabilidad que puede tener una persona.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra empleabilidad?

El blog de expansion.mx ofrece 5 valiosos consejos para mejorar nuestra empleabilidad:

  1. No te encasilles: debes hacerte visible en departamentos diferentes al tuyo. Esto requiere que tengas una buena habilidad para relacionarte con diferentes personas.
  2. Tu principal promotor eres tú mismo: documenta tus logros, sugiere cambios, plantea ideas, lleva esas ideas a la práctica, etc. Demuestra que sientes pasión por lo que haces y que estás comprometido con la misión, la visión y los valores de tu empresa. En el caso de que tus logros no sean reconocidos en tu empresa, puede que te hagas muy visible para otros empleadores.
  3. Aprende a venderte: ¿qué es lo que te hace diferente? ¿Cuál es el valor que le agregas a tu empresa? ¿Cuáles son tus principales fortalezas?
  4. Innova: no te limites a hacer sólo lo que indica tu descripción de cargo actual. Los empleadores valoran mucho el que un colaborador siempre esté dispuesto a hacer un esfuerzo adicional.
  5. No olvides tu capacitación: encontrar soluciones y alternativas creativas es parte esencial de tus funciones. La capacitación continua nos permite mantenernos actualizados y nos ofrece la oportunidad de conocer cómo se hacen las cosas en otras empresas y cómo obtener mayores beneficios.

Recomendamos algunos artículos publicados en este mismo blog:

 

¿Tu empresa tiene un ambiente laboral tóxico?

Ambiente laboral tóxico

Leyendo y buscando información sobre empresas tóxicas, encontramos esta imagen que nos presenta ocho características comunes en empresas tóxicas.

También leemos un interesante artículo de Beatriz Soto en www.gestion.org en donde define a las empresas tóxicas:

En una empresa tóxica se nota la insatisfacción, el miedo y la desconfianza. Los trabajadores no sólo se sienten mal sino también poco valoradas porque ni siquiera son parte de la misión, visión y valores de la empresa.

Enrique de Mora explica en una entrevista para www.altag.net:

Yo diría que –en el mundo entero- la mayoría de las empresas están en un estadio intermedio, entre el cielo y el infierno. Pero, es verdad que hay demasiadas empresas tóxicas en la mayoría de los países, y hay muy pocas empresas no tóxicas, que brinden ilusión, divertidas…

Beatriz Soto también expone en su artículo las razones por las que una empresa se vuelve tóxica:

  • gestión tóxica;
  • ausencia de liderazgo; y
  • visión de los empleados como víctimas.

En www.altonivel.com.mx comparten ocho tipos de empresas tóxicas:

  1. Empresa manipuladora
  2. Empresa descalificadora
  3. Empresa de los eternos insatisfechos
  4. Empresa víctima
  5. Empresa psicopática
  6. Empresa violenta e intimidante
  7. Empresa controladora
  8. Empresa quejica

¿Qué pueden hacer los directivos de las empresas para evitar la contaminación de su cultura empresarial? En el sitio web www.equiposytalento.com exponen:

Fundamentalmente, construir una comunidad fuerte y estable en su organización, basados en aspectos como la empatía, la colaboración y la comprensión mutua a través de los distintos niveles organizativos.

Algunas preguntas para reflexión:

  • ¿Cuántas características de las empresas tóxicas están presentes en la empresa a la cual prestas tus servicios?
  • ¿Qué están haciendo los directivos de tu empresa para evitar la contaminación de su cultura empresarial?
  • ¿Qué estás haciendo tú mismo para crear un mejor ambiente laboral en tu empresa?
  • ¿Qué hace falta hacer para que tu empresa se convierta en un estupendo lugar para trabajar?

Ser “profesional”, una forma de enfrentar la incertidumbre

“Durante toda la vida, mientras vamos pasando de un ambiente a otro, encontramos novedad y nuevos retos, pequeños y grandes. Si estamos preparados para ellos, vivir y aprender son inseparables” (Peter Senge).

Una habilidad esencial para todo profesional en esta época es la habilidad para aprender porque cada día se nos presentan retos que debemos superar. Tener un título universitario ya no es suficiente y hasta podríamos pensar que los títulos universitarios deberían tener fecha de caducidad, ya que aquellos que no sigan aprendiendo para incorporar nuevos conocimientos en su forma de hacer las cosas quedarán inevitablemente relegados en el mundo laboral. También debemos ser tolerantes al fracaso porque nadie es perfecto; de hecho, es sumamente sospechoso cuando una persona nunca se equivoca en su trabajo, ya que los errores son parte de la naturaleza de todo ser humano.

La clave está en reconocer que éxito = fracaso + aprendizaje.

Esto requiere mejorar nuestra habilidad para aprender pero también requiere que aprendamos a “desaprender” nuestras viejas costumbres y conocimientos de tal forma que podamos crear nuevas maneras de hacer lo que hemos estado haciendo hasta ahora.

vía Ser “profesional”, una forma de enfrentar la incertidumbre.

La ciencia del éxito: 10 claves para triunfar en el trabajo y en tu vida personal

El doctor David Niven, profesor de la Universidad de Ohio, se propuso hace unos años averiguar, a través de la investigación de unos cuantos miles de estudios psicológicos y sociológicos, cuáles son las claves que garantizan una vida exitosa. El esfuerzo ha tenido el objetivo esperado (tanto para los lectores como para su bolsillo) y, hoy en día, es uno de los divulgadores más importantes de Estados Unidos gracias a obras como Los 100 secretos de la gente exitosa o Los 100 secretos de las buenas relaciones, una especie de síntesis masticadita de las conclusiones de otros estudios precedentes.

Como él mismo explica en la introducción del primero, en dichos volúmenes, “todos los estudios sobre la felicidad han sido reducidos a lo esencial y expresados de una manera en que todo el mundo pueda entenderlos”. Aun así, sus libros siguen siendo útiles a la hora de identificar aquello que puede contribuir a nuestro crecimiento personal. A continuación presentamos algunos de los más originales recogidos en Los 100 secretos de la gente exitosa, 10 pequeñas píldoras que pueden contribuir a modificar nuestro comportamiento en la dirección adecuada.

  1. No puedes ganar siempre;
  2. Si no estás seguro de lo que va a ocurrir, sé positivo;
  3. No confíes únicamente en ti mismo;
  4. Cambia tus metas;
  5. No importa lo que ha ocurrido, sino lo que pienses de ello;
  6. Intenta no pensar en lo que te molesta;
  7. Sé tu propio admirador;
  8. Cómo vemos el mundo es más importante que cómo es realmente;
  9. Eres una persona, no un estereotipo;
  10. Dedica un cuarto de hora al día a planificarte.

vía La ciencia del éxito: 10 claves para triunfar en el trabajo y en tu vida personal – Noticias de Alma, Corazón, Vida.