La normalidad es una ilusión…

20170509

Leemos el blog “A partir de una frase” y encontramos una interesante frase extraída de la película “The Addams Family“:

La normalidad es una ilusión; lo que es normal para una araña es el caos para una mosca.

Diferentes personas ven diferentes cosas; cada quien ve las cosas desde sus propias creencias. Tenemos que aprender a comprender que nuestra definición de “normalidad” es muy diferente de cómo la definen otras personas.

Como señalan en “A partir de una frase“, dos personas en la misma situación pueden estar viviendo de distinta forma la realidad:

La experiencia, que podría considerarse la misma, varía según quien la viva. Y eso hace que se tengan no sólo diferentes miradas, sino también distintos recuerdos, formas particulares de referirse a lo ocurrido,  y sentimientos propios.

Comprender que las distintas historias, personalidades, roles y actitudes pueden hacernos ver distinto lo mismo que miran otros, es habilitarse a preguntar, a construir significados, a no creer que hay una única razón y que todos ven y perciben de igual forma.

Crea la responsabilidad de mostrar lo que se ve , para facilitar la comprensión, el entender, antes que buscar la adhesión o el acuerdo.

Es una invitación a compartir ampliamente la propia mirada, a comprometerse con comunicar con claridad, a buscar la forma de ayudar a ver desde el respeto por la manera de ver del interlocutor.

Algunos conceptos que debemos revisar:

  • Paradigmas: se refiere a ideas, pensamientos, opiniones, creencias, puntos de vista, percepciones, etcétera, que se asumen como verdaderos o falsos.
  • Empatía: es la capacidad cognitiva de percibir (en un contexto común) lo que otro ser puede sentir. También es descrita como un sentimiento de participación afectiva de una persona cuando se afecta a otra.
  • Asertividad: suele definirse como un comportamiento comunicacional en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos.
  • Tolerancia social: es una actitud fundamental para la vida en sociedad. Una persona tolerante puede aceptar opiniones o comportamientos diferentes a los establecidos por su entorno social o por sus principios morales.