LEPT: Lugar Estupendo Para Trabajar

“Un gran lugar para trabajar es aquel en el que uno confía en las personas para las que trabaja, está orgulloso de lo que hace y disfruta de las personas con las que trabaja”. — Robert Levering, co-fundador, Great Place to Work®

¿Cuáles son las características de un “Lugar Estupendo Para Trabajar“? ¿Qué hace que las personas digan que el sitio donde trabajan sea un “Lugar Estupendo para Trabajar“?

Aprendizaciones 20160823

Hicimos una pequeña investigación y en este post compartimos algunos de nuestros hallazgos.

Según Great Place To Work®, existen dos dimensiones:

  • La visión del empleado: los empleados consideran que un excelente lugar para trabajar es aquel donde,
    • confían en las personas para las que trabajan,
    • sienten orgullo por lo que hacen, y
    • disfrutan de las personas con las que trabajan.
  • La visión del líder: un excelente lugar para trabajar es aquel donde
    • se logran los objetivos de la organización,
    • las personas dan lo mejor de sí, y
    • trabajan como equipo/familia, todo en un ambiente de confianza.

Great Place to Work® también destaca que:

La confianza es el eje fundamental de los excelentes ambientes de trabajo, que se genera a través de la credibilidad con los jefes, el respeto con el que los empleados sienten que son tratados, y la justicia con la que esperan ser tratados. El grado de orgullo respecto a la organización y los niveles de conexión auténtica y camaradería que sienten los empleados son componentes esenciales.

Por otra parte, en El Blog Salmón comparten 5 condiciones comunes de las mejores empresas para trabajar:

  1. Las personas confían en sus jefes.
  2. Se trata a las personas con respeto.
  3. Las personas sienten que reciben un trato justo.
  4. Las personas están orgullosas de lo que hacen.
  5. Existe camaradería.

En El Blog Salmón también destacan algunas características comunes de las mejores empresas para trabajar:

  • Facilidad para hablar con los jefes.
  • Los jefes confían en que el trabajo se hará sin tener que vigilar.
  • Los jefes cumplen sus promesas.
  • Los jefes consideran que de los errores se aprende.
  • Los jefes implican a los trabajadores en la toma de decisiones que les afectan.
  • En las empresas existen igualdad de oportunidades.
  • Los empleados se sienten orgullosos de los logros de su equipo.
  • Los empleados dan más de sí para hacer su trabajo cuando es necesario.
  • Los empleados declaran que les gusta ir a trabajar.
  • Los empleados afirman que pueden ser ellos mismos.
  • Los empleados consideran que reciben un buen trato, independientemente de su posición en la empresa.
  • Los empleados consideran que pueden tomar tiempo de su trabajo para temas personales.
  • Los empleados consideran que sus jefes les apoyan para equilibrar su vida personal y profesional.

Por su parte, en el sitio www.altonivel.com.mx resaltan las “10 claves para ser la mejor empresa para trabajar“:

  1. Estas empresas cuentan con directores y dueños que están convencidos en querer ser el mejor lugar para trabajar. Cada uno de ellos sabe que no sólo se trata de mejorar en la satisfacción de los colaboradores; están conscientes de que tener una gestión adecuada de capital humano es un gran negocio e inversión.
  2. Cuando existe una confianza mutua entre trabajadores y directivos, la colaboración se hace inminente. Los equipos de trabajo se apoyan entre sí y están convencidos que trabajar de forma conjunta es mucho mejor que trabajar de manera individual.
  3. En estas empresas la gente sabe de manera específica cuáles son los objetivos a corto, mediano y largo plazo. También saben cómo hacerlo y para qué se hace, así como las estrategias que se aplican.
  4. Hoy, las empresas buscan ser mejores a través de ideas que nunca hayan sido exploradas y la innovación es fundamental para que estas empresas sean el mejor lugar para trabajar.
  5. Creatividad en todos los aspectos de la vida laboral, desde la gestión de los procesos hasta la decoración de las oficinas.
  6. El capital humano es primero: en estas empresas se encargan de introducir a sus políticas las mejores prácticas para el desarrollo y soporte de su capital humano.
  7. Estas empresas se encargan de realizar programas educativos al interior y exterior de sus lugares de trabajo, los cuales integran, de manera directa, a las familias de los trabajadores. Además, uno de los principales objetivos de estas empresas es darles oportunidad a sus trabajadores de encontrar un balance tanto en su vida laboral como en la personal.
  8. Planes de desarrollo y beneficio: Cuando una empresa se preocupa por el desarrollo de su gente, los resultados en la producción y en la calidad de sus productos es insuperable. En cuanto a los beneficios, una de las características que tienen estas empresas son los beneficios diferenciados.
  9. El trato justo es un factor determinante para asegurar que éste es un mejor lugar para trabajar. Dejar diferencias de sexo, estrato social y rango de trabajo es necesario para encontrar un equilibrio en una organización.
  10. El capital humano no sólo es un número de nómina, son seres humanos
    que necesitan ser respetados. Las empresas deben preocuparse por la salud física y mental de sus colaboradores, respetando horarios de trabajo, proporcionando lugares para una mejor alimentación y calidad en sus herramientas de trabajo.

Por último, en www.entrepreneur.com presentan “10 claves para ser un Great Place to Work“:

  1. Como líder, es importante que comuniques tus objetivos con claridad a tu equipo, pero también que estés disponible para escucharlo y que lo hagas partícipes de las decisiones y los logros de la empresa. Asimismo, es fundamental terminar con la burocratización para agilizar los procesos y que exista una mejor comunicación de equipo.
  2. Los líderes tienen credibilidad, por lo que los trabajadores confían plenamente en sus decisiones. Asimismo, los líderes muestran continuamente los avances de la empresa.
  3. Los miembros de un excelente lugar para laborar disfrutan su trabajo. Para ellos, entregar resultados no está en contradicción con pasarla bien.
  4. Las personas que trabajan en una gran empresa se sienten tan satisfechas con la forma en que son tratadas que transmiten este orgullo a sus colaboradores y a personas externas a la organización.
  5. El hecho de que hombres y mujeres reciban el mismo trato y sueldo forma parte del ADN de estas empresas. La diversidad y la inclusión también son importantes en estas empresas.
  6. Un lugar estupendo para trabajar es un sitio que debe asegurarse de ofrecer oportunidades de crecimiento a sus empleados. Asimismo, sus líderes deben estar abiertos a escuchar las inquietudes de crecimiento de sus trabajadores y trabajar con ellos para alcanzar un acuerdo que favorezca a ambas partes.
  7. Un gran lugar para trabajar tiene reglas, pero no es rígido en sus procedimientos. Siempre y cuando los objetivos sean cumplidos, ofrece flexibilidad de horarios, la posibilidad de trabajar desde casa y otras facilidades para sus empleados. Da a sus trabajadores la oportunidad de encontrar un balance tanto en su vida laboral como en la personal.
  8. Estas organizaciones no se quedan estancadas: por el contrario, van un paso más allá al avanzar con las tendencias e incorporarlas en sus prácticas cotidianas. Asimismo, buscan ser mejores proponiendo ideas que nunca hayan sido exploradas.
  9. Una de las características principales de estas empresas es que se preocupan por ofrecer un espacio de trabajo agradable. Las oficinas están bien ubicadas; los trabajadores tienen espacio suficiente para trabajar, los espacios están iluminados y las instalaciones incorporan salas de juego y relajación, comedores comunitarios y otras facilidades.
  10. Existen planes de carrera y capacitación que ayudan al crecimiento de cada uno de los colaboradores, lo cual permite tener equipos sumamente preparados para resolver tareas (y no equipos que dependan completamente de sus líderes).

Preguntas para reflexión:

  • ¿Cuáles son las 10 principales características de tu empresa?
  • ¿Cómo se comparan esas características con las que están en cada de estas listas que presentamos?
  • ¿Qué tienen que hacer en tu empresa para convertirse en un “Lugar Estupendo Para Trabajar?
  • ¿Cuáles son los “primeros pasos” que tomarán para empezar a convertirse en un “Lugar Estupendo para Trabajar”?

Pequeñas acciones para potenciar tu productividad

Aprendizaciones 20160520

Muchas personas tienen la falsa creencia de que sólo cuando realizan “grandes tareas” pueden potenciar su productividad; la verdad es que la productividad se esconde en las pequeñas tareas.

Aquí les presentamos una lista de pequeñas tareas que pueden contribuir a potenciar su productividad:

  • Tomar las escaleras.
  • Caminar alrededor de tu cuadra.
  • Hacer un poco de “limpieza mental”.
  • Divertirse con las cosas más sencillas.
  • Disfrutar el día sin importar el clima.
  • Hacer que otras personas sonrían.
  • Desayunar.
  • Usar una parte de tu tiempo para actividades creativas e inspiradoras.
  • Practicar tu instrumento musical preferido.
  • Escuchar música.
  • Escribir. No importa si es una palabra, una frase, una página o varias páginas. Escribe.
  • Hacer algo para que tu casa luzca mejor.
  • Escribir un post para tu blog.
  • Ser agradecido.
  • Ser amable.
  • Regar las plantas.
  • Agradecer cada día lo que tienes: salud, familia, comodidades, etc.
  • Organizar tu lugar de trabajo.
  • Programar varios recesos en tu jornada de trabajo.
  • Disminuir tus quejas y negatividades.
  • Limpiar la bandeja de entrada de tu correo electrónico.
  • Publicar ideas, comentarios y experiencias en Twitter.
  • Publicar una vez al día en Instagram (algo que agregue valor a otros)
  • Disminuir la multitarea.
  • Jugar con tu mascota.
  • Tomar agua cada mañana.
  • Tomar una caminata de 10 minutos para aclarar tu mente.
  • Publicar algo positivo en tu muro de Facebook.
  • Agregar algo interesante a tus tableros de Pinterest.
  • Agregar nuevos contactos a tu perfil de LinkedIn.
  • Crear contenido para tu sitio web.
  • Aprender algo nuevo cada día.
  • Visitar un lugar de tu comunidad que no conozcas.
  • Leer por puro placer.
  • Levantarse tan pronto como suene el despertador para aprovechar el día.
  • Apreciar los placeres sencillos.
  • Enfocarte en tus metas.
  • Pensar en 5 cosas por las que estás agradecido.
  • Limpiar algún lugar de tu casa.
  • Enviar un mensaje de agradecimiento.
  • Abrazar a un ser querido.
  • Regalarle una sonrisa a alguien.
  • Tomar el transporte público.
  • Evitar compras impulsivas.
  • Llevar tu propia comida a la oficina (no comprarla)

Aunque parezca una lista muy larga, realmente es muy pequeña considerando todo lo que podemos hacer diariamente para mejorar nuestra productividad. Piensa en todas esas tareas que parecen insignificantes.

¿Por qué sigues postergando?

SPM_A0069

“La vida es muy corta y hay mucho que aprender; aquellas personas que no dejan de postergar nunca dejan de perderse cosas.” Osho

Leemos algunos artículos sobre la postergación o procrastinación y compartimos algunas reflexiones sobre el tema y su incidencia en nuestra productividad.

En el blog “La mente es maravillosa” encontramos esta definición:

La procrastinación, es el hábito de postergar actividades que necesitan realizarse reeplazándolas en lo inmediato, por otras más agradables o sin demasiada importancia. Esta postergación, se convierte en una gran barrera para alcanzar metas, ya que no ponemos en práctica medidas acordes.

Por otra parte, en el blog Salud180 encontramos algunas razones por las cuales postergamos:

  • Falta de confianza en nosotros mismos: muchas personas tienen un excesivo temor al fracaso y por eso postergan aquellas cosas que deben hacer.
  • Depresión: en muchas ocasiones, la depresión es la causa de la falta de interés que incide en la postergación.
  • Perfeccionismo: hay personas que quieren que cada cosa que hagan sea “perfecta”; esto provoca que no entreguen las cosas que han ofrecido o que les han solicitado hasta que consideren que están perfectas. En este punto, es necesario considerar que no existe la perfección y que sólo podemos aspirar a la excelencia (hacer las cosas de la mejor manera posible)

¿Qué podemos hacer para dejar de postergar?

Debemos comenzar por comprender muy bien las diferencias entre lo importante y lo urgente:

  • Lo urgente es todo aquello que requiere de una acción inmediata.
  • Lo importante es aquello que nos ayuda a lograr nuestra misión. Aquí el peligro surge porque, en general, lo importante no requiere una acción inmediata o no está asociado a un tiempo específico.
  • Algo que debemos saber: en muchos casos, las urgencias se deben a que postergamos cosas importantes.

Una ayuda para establecer prioridades puede ser la Matriz de la Administración del Tiempo de Stephen R. Covey:

Matriz Administración Tiempo

El reto es aprender a enfocar nuestra atención y energía en aquellas actividades que están en el Cuadrante 2. ¿De dónde vamos a sacar tiempo para esas actividades? Del tiempo que estamos desperdiciando en los cuadrantes 3 y 4.

En el Huffington Post también recomiendan 10 tips para vencer la postergación:

  1. Evalúa qué tipo de postergador eres: ¿qué te detiene para hacer tus tareas? ¿Qué sucedería si lo que planeaste se vuelve realidad? ¿A qué le temes? ¿Te gusta hacer las cosas a última hora? ¿Cuáles son tus excusas?
  2. Establece metas: una de las cosas que más incide en la postergación es el no tener metas claras, no saber adónde ir. Aprende a establecer metas claras.
  3. Divide las tareas y establece prioridades: divide tus metas en actividades, obstáculos para alcanzarlas y formas de vencer los obstáculos.
  4. Busca un lugar cómodo y elimina distracciones: con frecuencia, las distracciones nos invitan a alejarnos de nuestras metas. Encuentra cuáles son las cosas de los cuadrantes 2 y 3 de la Matriz de la Administración del Tiempo que te están impidiendo completar las tareas.
  5. Toma pausas y planea: recuerda que eres un ser humano y necesitas tomar pausas. Aprende a recrearte.
  6. Evalúa cómo utilizas tu tiempo: estar constantemente ocupado no es un símbolo de productividad porque puede ser que estás haciendo muchas cosas que no te acercan a tus metas.
  7. Deja de perseguir la perfección: una excesiva atención a los detalles es contraproducente.
  8. Encuentra tu propio ritmo: ¿trabajas mejor en la tarde o en la noche? ¿Te gusta hacer las tareas escuchando música? Encuentra qué es lo mejor para ti y crea las condiciones adecuadas.
  9. Busca acompañamiento de otras personas: puedes encontrar ayuda en algún coach o mentor que te acompañe en tu camino a la productividad.
  10. ¡Toma acción!: Nada de esto tiene sentido si no pones manos a la obra; ¿qué estás esperando para comenzar?

¿No tienes tiempo?

Aprendizaciones 20160520

Tomamos prestada la siguiente anécdota del libro “Día a día” de Osho (Editorial EDAF, 2007. ISBN: 84-414-1132-8):

Tres viajeros llegaron a Roma. Fueron a ver al Papa, quien le preguntó al primero: “¿Cuánto tiempo te vas a quedar?”. El hombre respondió que tres meses. El Papa dijo: “Entonces podrás ver bastante de Roma”. En respuesta al tiempo que iba a quedarse el segundo viajero, repuso que sólo podía permanecer seis semanas. El Papa comentó: “Entonces podrás ver más que el primero”. El tercer viajero anunció que únicamente podría quedarse dos semanas en Roma, a lo que el Papa indicó: “Eres afortunado, porque serás capaz de ver todo”.

Con frecuencia sucede que creemos que tenemos suficiente tiempo y dejamos de apreciar las cosas que son verdaderamente esenciales. Esa ilusión también nos lleva a creer que podemos postergar las cosas que son importantes.

Imagina que sólo te quedara un día de vida, 24 horas:

  • ¿Qué harías?
  • ¿Asistirías a esa reunión a la que te acaban de convocar?
  • ¿Seguirías haciendo esas cosas que son importantes pero no urgentes?
  • ¿Cuántas de las cosas que están en tu agenda de hoy dejarías de hacer?
  • ¿A quiénes llamarías para conversar un poco?
  • ¿Qué harías diferente hoy?

Recuerda esto: ¡ya es tiempo de dejar de postergar las cosas que son verdaderamente esenciales!

No te conviertas en esclavo de tu smartphone…

 

Se supone que compraste tu smartphone para que te ayudara a completar ciertas tareas. También se supone que te contrataron en tu empresa para que generes unos resultados específicos.

Siempre debes recordar que la efectividad, la eficiencia y la productividad son conceptos sumamente importantes para las personas que te contrataron.

No le prestes demasiada atención a tu smartphone; no tienes que estar disponible para los demás las 24 horas del día.

Por encima de todo, debes prestar atención porque el mundo es mucho más grande que tu smartphone y debes aprender a diferenciar entre las cosas que son urgentes y las que son importantes…

Nota: este post está basado en “When your phone uses you” de Seth Godin.

Competencias para la efectividad

La efectividad no se mide en términos de lo que se hace, sino en términos de lo que se produce. Pero entonces ¿qué se necesita para lograr resultados?, ¿qué se necesita para ser efectivo?

La efectividad está relacionada con el logro de resultados; eres más efectivo cuando alcanzas la mayor cantidad de objetivos que se te hayan establecido.

Leemos el artículo “Nueve competencias para la efectividad” de Raúl Uribe y creemos importante compartir tales competencias:

  1. Construir confianza. Competencia para dar cumplimiento al principio de probidad administrativa, observando una conducta funcionaria intachable y un desempeño honesto, con prioridad del interés general, gestionando los conflictos de intereses   de acuerdo con la legalidad vigente. Se expresa a través del cumplimiento de las normas y procedimientos con un sentido de lealtad institucional. Esta competencia refuerza los aspectos de probidad y transparencia, construyendo espacios de confianza a partir de la sinceridad, competencia y responsabilidad en los compromisos suscritos.
  2. Lograr resultados y capacidades, equilibrados. Competencia para lograr resultados, desarrollar, promover e implementar soluciones, orientadas a mejorar y agilizar los sistemas de trabajo, facilitando el logro de los objetivos dentro de su contexto laboral. Esta competencia se traduce en la creación o mejora de capacidades para generar resultados, en las herramientas, procesos y/o productos relacionados con su área.
  3. Hacer compromisos y elecciones responsables. Competencia para asumir nuevos desafíos y tomar responsabilidades de manera autónoma, hacer decisiones con criterio propio en su área de influencia, identificando obstáculos y nuevas oportunidades para optimizar la gestión del área de trabajo, proponiendo y creando alternativas de solución. Esta competencia da cuenta de la proactividad, como respuesta reflexiva e iniciativa responsable.
  4. Cultivar visión personal de futuro. Competencia para lograr la internalización de los valores, principios y objetivos de la organización, integrando la visión y misión de la Institución dentro de su actividad. Capacidad para implementar una visión a mediano y largo plazo, anticipando escenarios futuros, que puedan afectar a su área de gestión y/o a la organización, generando estrategias que permitan adelantarse y prepararse para enfrentarlos.Tener un propósito claro de acción centrado en el servicio, una finalidad explícita en la concepción mental, que permita contribuir efectivamente a los cambios, con las actividades personales dentro de sus roles de desempeño.
  5. Lograr organización laboral y personal. Competencia para desarrollar el trabajo dentro de un marco caracterizado por altos estándares de calidad. Demostrar interés e iniciativa por incorporar mejoras al trabajo. Capacidad de organizar y planificar el tiempo y recursos disponibles para conseguir sus objetivos y desarrollar sus actividades dentro de los plazos establecidos y con la calidad esperada. Implica fijar objetivos, orientarse a los resultados, priorizar las actividades importantes y urgentes y desarrollar sus funciones de acuerdo a un plan y metodología preestablecida. Enfrentar escenarios altamente demandantes y realizar actividades bajo presión, poniendo en juego estrategias basadas en buenas prácticas que permitan dar respuestas efectivas. Esta competencia busca la eficiencia en la organización del trabajo, priorizando lo importante por encima de lo urgente, para el éxito sostenido en el logro de los objetivos planteados.
  6. Privilegiar acuerdos ganar-ganar. Competencia para lograr acuerdos ganar-ganar a través de la aplicación de múltiples estrategias de negociación, comprendiendo las motivaciones de las partes y validando al otro distinto en sus intereses.  Exponer en forma sincera sus ideas, en forma sistemática y convincente, persuadiendo a sus interlocutores y/o aceptando sus consideraciones para lograr los objetivos propuestos, con miras a un beneficio mutuo y de la organización. Esta competencia permite negociación efectiva y acuerdos sostenibles en el tiempo.
  7. Lograr comunicación empática. Competencia para desempeñar las tareas con un enfoque de cliente interno y externo. Implica trabajar con una visión de cadena de valor, donde sus actividades impactan los resultados de otras áreas, de sus usuarios y proveedores, tanto internos como externos. Capacidad de entregar y recibir información fidedigna, asertiva y oportuna, transmitiendo ideas de manera convincente con un lenguaje claro y fluido, logrando con ello influir en los demás para lograr su compromiso con la misión y objetivos de la organización. Capacidad de actuar asertivamente y de identificar las situaciones que puedan afectar las relaciones interpersonales o el logro de los objetivos, identificando los distintos puntos de vista y mejores alternativas de solución. Esta competencia permite atender los requerimientos de sus clientes de manera empática.
  8. Construir redes y sinergia. Competencia para participar activamente en el logro de metas comunes. Implica cooperación, distinguiendo los roles y tareas de cada uno de los integrantes del equipo, así como su aporte de valor para el logro de los objetivos definidos, a través de la sinergia resultante del trabajo en colaboración. Esta competencia nos permite la sinergia, en el trabajo de equipo y la construcción de terceras alternativas, que integren la diversidad de los aportes y potenciar los esfuerzos individuales. La construcción de redes es una prioridad para potenciar resultados, compartir  conocimientos y buenas prácticas, así como soluciones innovadoras.
  9. Renovarse y aprender continuamente. Adecuar las actividades y prioridades, en función de los cambios buscados del entorno, identificando las nuevas demandas, las condiciones facilitadoras y necesidades de nuevos recursos para mejorar continuamente. Es la adopción de nuevas competencias, en los planos físico, mental, emocional y espiritual, para disponer en una mirada abierta a los nuevos paradigmas, herramientas adecuadas y modelos útiles a los desafíos evolutivos crecientes de efectividad. Estar vigentes y aptos para revisar nuestras competencias en una actitud de renovación.

Empléate nos invita a tomar su curso online “Competencias para la efectividad” en el que se develan las competencias necesarias para lograr ser altamente efectivos a nivel personal y profesional.

¿Estás realmente presente?

Muchos gerentes se preocupan por las personas que dejan de asistir a sus puestos de trabajo. Tal preocupación es válida porque podría tener un serio impacto en la productividad global de la organización. Sin embargo, yo creo que deberíamos preocuparnos menos por esa situación y ocuparnos más por aquellos que asisten a la empresa pero que realmente no están presentes en la empresa.

Es muy probable que veamos a varios de nuestros colaboradores asistiendo con regularidad a la empresa pero en quienes notamos que su mente está ocupada en cosas que están fuera de la empresa. En estos casos deberíamos intervenir más allá de las acciones disciplinarias que lucen como primera solución; deberíamos investigar qué es lo que le preocupa a esos colaboradores y explorar formas en las que podríamos ayudarles a bajar su nivel de ansiedad. La solución no es despedir a esas personas; la solución pasa por reconocer que sus preocupaciones son válidas y para lograrlo debemos ser muy empáticos.

Tenemos que reconocer que el liderazgo no se trata solo de autoridad; también se trata de interesarnos en los problemas de nuestros colaboradores.

Preguntas para reflexión:

  • ¿Qué tan empáticos somos?
  • ¿Ya desarrollamos la habilidad para reconocer que nuestros colaboradores tienen preocupaciones que les están afectando en su desempeño laboral?
  • ¿Hemos desarrollado un nivel de confiabilidad tal como para que nuestros colaboradores nos cuenten sus preocupaciones?
  • ¿Qué tenemos que hacer para encontrar soluciones a los problemas de nuestros colaboradores?