Pequeñas acciones para potenciar tu productividad

Aprendizaciones 20160520

Muchas personas tienen la falsa creencia de que sólo cuando realizan “grandes tareas” pueden potenciar su productividad; la verdad es que la productividad se esconde en las pequeñas tareas.

Aquí les presentamos una lista de pequeñas tareas que pueden contribuir a potenciar su productividad:

  • Tomar las escaleras.
  • Caminar alrededor de tu cuadra.
  • Hacer un poco de “limpieza mental”.
  • Divertirse con las cosas más sencillas.
  • Disfrutar el día sin importar el clima.
  • Hacer que otras personas sonrían.
  • Desayunar.
  • Usar una parte de tu tiempo para actividades creativas e inspiradoras.
  • Practicar tu instrumento musical preferido.
  • Escuchar música.
  • Escribir. No importa si es una palabra, una frase, una página o varias páginas. Escribe.
  • Hacer algo para que tu casa luzca mejor.
  • Escribir un post para tu blog.
  • Ser agradecido.
  • Ser amable.
  • Regar las plantas.
  • Agradecer cada día lo que tienes: salud, familia, comodidades, etc.
  • Organizar tu lugar de trabajo.
  • Programar varios recesos en tu jornada de trabajo.
  • Disminuir tus quejas y negatividades.
  • Limpiar la bandeja de entrada de tu correo electrónico.
  • Publicar ideas, comentarios y experiencias en Twitter.
  • Publicar una vez al día en Instagram (algo que agregue valor a otros)
  • Disminuir la multitarea.
  • Jugar con tu mascota.
  • Tomar agua cada mañana.
  • Tomar una caminata de 10 minutos para aclarar tu mente.
  • Publicar algo positivo en tu muro de Facebook.
  • Agregar algo interesante a tus tableros de Pinterest.
  • Agregar nuevos contactos a tu perfil de LinkedIn.
  • Crear contenido para tu sitio web.
  • Aprender algo nuevo cada día.
  • Visitar un lugar de tu comunidad que no conozcas.
  • Leer por puro placer.
  • Levantarse tan pronto como suene el despertador para aprovechar el día.
  • Apreciar los placeres sencillos.
  • Enfocarte en tus metas.
  • Pensar en 5 cosas por las que estás agradecido.
  • Limpiar algún lugar de tu casa.
  • Enviar un mensaje de agradecimiento.
  • Abrazar a un ser querido.
  • Regalarle una sonrisa a alguien.
  • Tomar el transporte público.
  • Evitar compras impulsivas.
  • Llevar tu propia comida a la oficina (no comprarla)

Aunque parezca una lista muy larga, realmente es muy pequeña considerando todo lo que podemos hacer diariamente para mejorar nuestra productividad. Piensa en todas esas tareas que parecen insignificantes.

Trabaja con equilibrio…

“El mejor arreglo es trabajar en el mundo pero sin perderse en él. Trabajad durante cinco o seis horas y luego olvidaos de todo. Dad al menos dos horas a vuestro desarrollo interior, unas pocas horas a vuestra relación, al amor, a los niños, a los amigos, a la sociedad.” -Osho

El equilibrio entre la vida y el trabajo es esencial para mejorar el desempeño personal y para alcanzar un mejor nivel de productividad. Una persona que dedica 12 horas diarias a su trabajo está afectando seriamente otros aspectos importantes: pareja, hijos, familia, amigos, desarrollo personal, entre otros.

Es probable que seamos “adictos a las urgencias” y que disfrutemos de la sensación de estar atareados constantemente pero debemos detenernos y revisar cuáles son las cosas que realmente importan, en aquellas cosas que nos ayudan a lograr nuestra misión.

Tomemos prestados estos “10 consejos para mejorar tu productividad” que están publicados en “Entrepreneur“:

  1. Levántate temprano
  2. Planifica tu jornada
  3. Ataca primero las tareas más difíciles
  4. Atiende un tema a la vez
  5. Descansa cada cierto tiempo
  6. Aprende a decir que no
  7. Ordena tu lugar de trabajo y tu computadora
  8. ¿Realmente necesitas estar disponible todo el tiempo?
  9. Divide tareas en actividades más pequeñas
  10. Delega tareas y actividades en otras personas.

Otras actividades que puedes hacer para “refrescar” tu día a día:

  • Salir a caminar por 15 minutos
  • Tomar descansos breves en la oficina cada 90 minutos
  • Escuchar música
  • Leer ese libro que tienes pendiente
  • Escribir notas de agradecimiento
  • Jugar con tus hijos
  • Almorzar con una persona diferente cada semana (y conversar con esa persona)
  • Meditar durante 15 minutos cada día
  • Conocer un lugar diferente cada semana
  • Ayudar a otras personas en tu comunidad

Hay muchas cosas que podemos hacer y que harán una gran diferencia en nuestra vida diaria…

Neil Peart: 10 claves para el éxito

neil_peart

Encontramos un interesante video en YouTube titulado “Neil Peart’s Top 10 Rules For Success“:

¿Cuáles son las 10 claves para el éxito de Neil Peart?

  1. Ganarse a la audiencia
  2. Ser inquietos
  3. Salir de nuestra zona de confort
  4. Aprender de otros
  5. Crear lo que nos guste
  6. Entusiasmar a otras personas
  7. No leer comentarios
  8. Crear para nuestra audiencia ideal
  9. Encontrar nuestra inspiración
  10. Nunca dejar de experimentar

Uno de los solos de batería de Neil Peart:

La biografía de Neil Peart está disponible en Wikipedia:

Neil Ellwood Peart es un músico canadiense, mejor conocido por ser el baterista y letrista en la también canadiense banda de rock progresivo Rush. Peart entra a formar parte de la alineación de Rush en julio de 1974, luego de audicionar para el bajista y cantante Geddy Lee y el guitarrista Alex Lifeson, pues éstos necesitaban urgentemente un baterista para reemplazar a John Rutsey, quien abandonó Rush cuando faltaban apenas dos semanas para comenzar la gira promocional del álbum debut en Estados Unidos.

En sus inicios, el estilo interpretativo de Peart estaba profundamente arraigado en el hard rock, obteniendo la mayor parte de su inspiración de bateristas como Keith Moon y John Bonham, quienes marcaban la vanguardia en la escena británica del hard rock de finales de los años 60. Con el pasar de los años, no obstante, ha absorbido asimismo influencia de músicos de jazz y big band, tales como Gene Krupa y posteriormente, Buddy Rich -especialmente de su última etapa-. En términos musicales, Peart ha recibido infinidad de reconocimientos por la mayoría de las interpretaciones que ha grabado y es ampliamente respetado tanto por su habilidad técnica como por la energía con la que ejecuta su instrumento. En términos de influencia, es uno de los bateristas más importantes de la historia, el referente obligado de miles de artistas a nivel mundial y ha sido reconocido consistentemente por los expertos como uno de los bateristas rock más grandes de todos los tiempos.

Además del trabajo musical realizado con Rush, Neil Peart también ha realizado varias grabaciones en conjunto o colaboración con otros artistas y ha publicado dos videos instructivos en donde enseña algunas de las técnicas que suele utilizar para tocar la batería. Aparte de la música, Peart es un consumado escritor, con lo cual se ha ganado el puesto oficial de compositor lírico en Rush, donde su obra trata sobre temas tan diversos como ciencia ficción, fantasía, filosofía, humanismo y libertad de conciencia. Adicionalmente a su trabajo de compositor, ha escrito y publicado cuatro libros.

Junto con sus compañeros de banda, Geddy Lee y Alex Lifeson, fue condecorado con la Orden de Canadá en el grado de Oficial, el 9 de mayo de 1996, siendo la primera banda de rock en recibir dicho reconocimiento, como grupo. Actualmente vive en Santa Mónica, California, con su esposa Carrie Nuttall y su pequeña hija Olivia Louise.

Foto tomada del sitio web DrummerTalk.

¿Por qué sigues postergando?

SPM_A0069

“La vida es muy corta y hay mucho que aprender; aquellas personas que no dejan de postergar nunca dejan de perderse cosas.” Osho

Leemos algunos artículos sobre la postergación o procrastinación y compartimos algunas reflexiones sobre el tema y su incidencia en nuestra productividad.

En el blog “La mente es maravillosa” encontramos esta definición:

La procrastinación, es el hábito de postergar actividades que necesitan realizarse reeplazándolas en lo inmediato, por otras más agradables o sin demasiada importancia. Esta postergación, se convierte en una gran barrera para alcanzar metas, ya que no ponemos en práctica medidas acordes.

Por otra parte, en el blog Salud180 encontramos algunas razones por las cuales postergamos:

  • Falta de confianza en nosotros mismos: muchas personas tienen un excesivo temor al fracaso y por eso postergan aquellas cosas que deben hacer.
  • Depresión: en muchas ocasiones, la depresión es la causa de la falta de interés que incide en la postergación.
  • Perfeccionismo: hay personas que quieren que cada cosa que hagan sea “perfecta”; esto provoca que no entreguen las cosas que han ofrecido o que les han solicitado hasta que consideren que están perfectas. En este punto, es necesario considerar que no existe la perfección y que sólo podemos aspirar a la excelencia (hacer las cosas de la mejor manera posible)

¿Qué podemos hacer para dejar de postergar?

Debemos comenzar por comprender muy bien las diferencias entre lo importante y lo urgente:

  • Lo urgente es todo aquello que requiere de una acción inmediata.
  • Lo importante es aquello que nos ayuda a lograr nuestra misión. Aquí el peligro surge porque, en general, lo importante no requiere una acción inmediata o no está asociado a un tiempo específico.
  • Algo que debemos saber: en muchos casos, las urgencias se deben a que postergamos cosas importantes.

Una ayuda para establecer prioridades puede ser la Matriz de la Administración del Tiempo de Stephen R. Covey:

Matriz Administración Tiempo

El reto es aprender a enfocar nuestra atención y energía en aquellas actividades que están en el Cuadrante 2. ¿De dónde vamos a sacar tiempo para esas actividades? Del tiempo que estamos desperdiciando en los cuadrantes 3 y 4.

En el Huffington Post también recomiendan 10 tips para vencer la postergación:

  1. Evalúa qué tipo de postergador eres: ¿qué te detiene para hacer tus tareas? ¿Qué sucedería si lo que planeaste se vuelve realidad? ¿A qué le temes? ¿Te gusta hacer las cosas a última hora? ¿Cuáles son tus excusas?
  2. Establece metas: una de las cosas que más incide en la postergación es el no tener metas claras, no saber adónde ir. Aprende a establecer metas claras.
  3. Divide las tareas y establece prioridades: divide tus metas en actividades, obstáculos para alcanzarlas y formas de vencer los obstáculos.
  4. Busca un lugar cómodo y elimina distracciones: con frecuencia, las distracciones nos invitan a alejarnos de nuestras metas. Encuentra cuáles son las cosas de los cuadrantes 2 y 3 de la Matriz de la Administración del Tiempo que te están impidiendo completar las tareas.
  5. Toma pausas y planea: recuerda que eres un ser humano y necesitas tomar pausas. Aprende a recrearte.
  6. Evalúa cómo utilizas tu tiempo: estar constantemente ocupado no es un símbolo de productividad porque puede ser que estás haciendo muchas cosas que no te acercan a tus metas.
  7. Deja de perseguir la perfección: una excesiva atención a los detalles es contraproducente.
  8. Encuentra tu propio ritmo: ¿trabajas mejor en la tarde o en la noche? ¿Te gusta hacer las tareas escuchando música? Encuentra qué es lo mejor para ti y crea las condiciones adecuadas.
  9. Busca acompañamiento de otras personas: puedes encontrar ayuda en algún coach o mentor que te acompañe en tu camino a la productividad.
  10. ¡Toma acción!: Nada de esto tiene sentido si no pones manos a la obra; ¿qué estás esperando para comenzar?

Las pequeñas acciones cuentan…

Aprendizaciones 20170509

El Manifiesto Crowd es una iniciativa de Antoni Gutiérrez-Rubí y Juan Freire con la colaboración de Francis Pisani. Consiste en 66 tesis sobre la empresa y la inteligencia de las multitudes.

Muchas personas creen que sus acciones son muy pequeñas y no tienen mucho impacto. La verdad es que, en muchas oportunidades, una pequeña acción que entusiasme o inspire a muchas personas puede generar grandes cambios.

Compartimos una interesante anécdota tomada del sitio web de Psicocode:

Como cada mañana, el hombre se despertó y bajó a pasear por la playa. A diferencia de otros días la orilla estaba repleta de miles de estrellas de mar que se extendían a lo largo de toda la costa.

Pensó que ese curioso fenómeno sería consecuencia del mal tiempo y el viento de los últimos días. Se sintió triste por todas aquellas pequeñas criaturas. Sabía que las estrellas de mar tan sólo viven 5 minutos fuera del agua.

El hombre continuó caminando absorto en sus pensamientos. De repente se encontró con un niño pequeño que corría de un lado a otro de la arena. Tenía la cara sudorosa y los pantalones remangados. ¿Qué estás haciendo? – Le preguntó el hombre.

Estoy devolviendo las estrellas al mar, – contestó el niño – Junto todas las que puedo y las lanzo más allá de la rompiente para que no vuelvan de nuevo a la arena. 

Ya veo  – contestó el hombre – pero tu esfuerzo no tiene sentido. Vengo caminando desde muy lejos y hay miles de estrellas ancladas en la arena. Quizá millones. Podrás salvar a unas pocas pero la inmensa mayoría morirá y todo tu esfuerzo no habrá servido para nada. No tiene sentido lo que haces. 

El niño sorprendido le mostró una pequeña estrella que escondía en la palma de su mano y antes de lanzarla al océano le dijo al hombre: Para ésta sí que tiene sentido”.

Siempre debemos estar dispuestos a ejecutar las acciones que sean necesarias, sin importar su tamaño porque no sabemos a cuántas personas les puede parecer algo importante o inspirador y terminen contribuyendo a generar grandes cambios.

¿No tienes tiempo?

Aprendizaciones 20160520

Tomamos prestada la siguiente anécdota del libro “Día a día” de Osho (Editorial EDAF, 2007. ISBN: 84-414-1132-8):

Tres viajeros llegaron a Roma. Fueron a ver al Papa, quien le preguntó al primero: “¿Cuánto tiempo te vas a quedar?”. El hombre respondió que tres meses. El Papa dijo: “Entonces podrás ver bastante de Roma”. En respuesta al tiempo que iba a quedarse el segundo viajero, repuso que sólo podía permanecer seis semanas. El Papa comentó: “Entonces podrás ver más que el primero”. El tercer viajero anunció que únicamente podría quedarse dos semanas en Roma, a lo que el Papa indicó: “Eres afortunado, porque serás capaz de ver todo”.

Con frecuencia sucede que creemos que tenemos suficiente tiempo y dejamos de apreciar las cosas que son verdaderamente esenciales. Esa ilusión también nos lleva a creer que podemos postergar las cosas que son importantes.

Imagina que sólo te quedara un día de vida, 24 horas:

  • ¿Qué harías?
  • ¿Asistirías a esa reunión a la que te acaban de convocar?
  • ¿Seguirías haciendo esas cosas que son importantes pero no urgentes?
  • ¿Cuántas de las cosas que están en tu agenda de hoy dejarías de hacer?
  • ¿A quiénes llamarías para conversar un poco?
  • ¿Qué harías diferente hoy?

Recuerda esto: ¡ya es tiempo de dejar de postergar las cosas que son verdaderamente esenciales!

La normalidad es una ilusión…

20170509

Leemos el blog “A partir de una frase” y encontramos una interesante frase extraída de la película “The Addams Family“:

La normalidad es una ilusión; lo que es normal para una araña es el caos para una mosca.

Diferentes personas ven diferentes cosas; cada quien ve las cosas desde sus propias creencias. Tenemos que aprender a comprender que nuestra definición de “normalidad” es muy diferente de cómo la definen otras personas.

Como señalan en “A partir de una frase“, dos personas en la misma situación pueden estar viviendo de distinta forma la realidad:

La experiencia, que podría considerarse la misma, varía según quien la viva. Y eso hace que se tengan no sólo diferentes miradas, sino también distintos recuerdos, formas particulares de referirse a lo ocurrido,  y sentimientos propios.

Comprender que las distintas historias, personalidades, roles y actitudes pueden hacernos ver distinto lo mismo que miran otros, es habilitarse a preguntar, a construir significados, a no creer que hay una única razón y que todos ven y perciben de igual forma.

Crea la responsabilidad de mostrar lo que se ve , para facilitar la comprensión, el entender, antes que buscar la adhesión o el acuerdo.

Es una invitación a compartir ampliamente la propia mirada, a comprometerse con comunicar con claridad, a buscar la forma de ayudar a ver desde el respeto por la manera de ver del interlocutor.

Algunos conceptos que debemos revisar:

  • Paradigmas: se refiere a ideas, pensamientos, opiniones, creencias, puntos de vista, percepciones, etcétera, que se asumen como verdaderos o falsos.
  • Empatía: es la capacidad cognitiva de percibir (en un contexto común) lo que otro ser puede sentir. También es descrita como un sentimiento de participación afectiva de una persona cuando se afecta a otra.
  • Asertividad: suele definirse como un comportamiento comunicacional en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos.
  • Tolerancia social: es una actitud fundamental para la vida en sociedad. Una persona tolerante puede aceptar opiniones o comportamientos diferentes a los establecidos por su entorno social o por sus principios morales.